Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dr. Bernardo Gómez

Por: NurisGonzález | Publicado: 07/02/2017 00:51 |




Nació en Puerto Rico el 4 de noviembre de 1897, hijo de inmigrantes canarios establecidos en la isla. Su padre, de igual nombre, era agricultor y decide emigrar a Venezuela en 1902, a raíz del paso de Puerto Rico de colonia española a estadounidense.

Don Bernardo padre, luego de haber pasado un período como agricultor de café y cacao en Barlovento e Higuerote, se establece con su familia en Caracas, y adopta a Venezuela como su país.

Bernardo hijo crece en Caracas y estudia medicina en la Universidad Central de Venezuela, obteniendo el título de médico en 1920.

Después de transcurridos dos años, en los cuales se desempeñó como médico de los campos petroleros, viaja a Francia donde realiza el curso de especialización en cardiología, en aquel momento dirigido por los notables profesores Louis Vaquez y Charles Laubry, destacados cardiólogos, recordados por haber sido los inventores del tensiómetro aneroide.

Durante su permanencia en Europa conoce y desposa a Helena Leukidis, de origen rumano, con quien contrae matrimonio en 1928.

Regresa a Caracas, donde su hermana María contrae nupcias con Miguel Octavio Casal, farmaceuta, y desde aquel momento Bernardo Gómez se vincula a la familia Octavio entrando a formar parte importante de ella hasta su muerte en 1968.

Al finalizar su formación como cardiólogo en Francia, regresa a Caracas y se desempeña como médico del Hospital Vargas, donde en 1930 es nombrado jefe de clínica.

En 1937 Funda y Dirige la cátedra de Cardiología del Hospital Vargas y en 1957 la Cátedra de Clínica Cardiológica del Hospital Universitario.

Se vincula al departamento de enfermedades crónicas del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, departamento que en aquel momento dirigía el Doctor José Ignacio Baldo, quien desde allí había iniciado la campaña para lucha contra la tuberculosis, pero que ya empezaba a ocuparse de las enfermedades cardiovasculares transformadas ya en aquel momento en una de las más importantes causa de muerte e incapacidad de nuestro país. Es con la idea de aplicar las experiencias en el área de tuberculosis a las enfermedades cardiovasculares que se auspicia y se crea la División de Enfermedades Cardiovasculares, de la cual desde su inicio en 1959 Bernardo Gómez es nombrado médico Jefe.

En ella trabaja con los doctores Carlos Gil Yépez, Juan J. Puigbó, Humberto García Barrios, Gilberto Morales Rojas y Gonzalo Peters. Es desde esa posición, y en su doble papel en la División y en la Universidad Central de Venezuela, donde se instrumenta el programa de control y prevención de las enfermedades cardiovasculares que comienza a desarrollarse en todo el país. Para dar apoyo a este programa, se funda en 1957, el curso de posgrado de cardiología del Hospital Universitario de Caracas, con el objeto de formar los cardiólogos que deberían desarrollar y ejecutar el programa cardiovascular en las diferentes regiones del país.

Es así como el programa se desarrolla, siguiendo el modelo de la División de Tisiología, y se organizan los niveles de atención del programa. El primer nivel, formados por los médicos generales. El segundo nivel formado por cardiólogos clínicos no invasivos, y el tercer nivel por cardiólogos clínicos con recursos y entrenamiento para la realización de procedimientos invasivos.

Vemos así como, Bernardo Gómez estuvo vinculado y fue el promotor y director de los tres pilares en los cuales se apoya desde esa época la cardiología venezolana: Las estructuras de la División de Enfermedades Cardiovasculares, los cursos de posgrado y la Sociedad Venezolana de Cardiología. La división, actualmente ha perdido su papel ductor que ejercía inicialmente. Los cursos de posgrado, sin embargo, se han multiplicado a lo largo y ancho del país. La Sociedad Venezolana de Cardiología, estructura que se ha desarrollado en una forma muy importante y que agrupa hoy en día una parte significativa de los cardiólogos venezolanos coordina una parte importante de las actividades académicas que se realizan, otra significativa parte, está a cargo de diversas sociedades, colegios y fundaciones o son promovidas por la industria farmacéutica. No obstante, la Sociedad realiza anualmente un congreso de cardiología, el primero de ellos realizado en 1968, con el Doctor Bernardo Gómez como presidente. Estos congresos han marcado la actividad académica fundamental de la Sociedad, habiéndose realizado ininterrumpidamente desde aquella época.

Los méritos profesionales del Dr. Bernardo Gómez, lo transforman en un hito de nuestra cardiología y un constructor de ella, seguramente su figura más representativa. No por casualidad fue el médico de notables figuras de la vida pública venezolana. En el aérea personal y familiar, Bernardo Gómez se vinculó estrechamente con sus familiares venezolanos y notoriamente con su familia política venezolana, no sólo por el hecho de ser el médico de la familia, sino por su condición personal de sabiduría, ecuanimidad y equilibrio. Poseía además un fino sentido del humor y un contagioso placer por la buena comida, rasgos que contribuyeron a que acumulara un importante grupo de amigos e interlocutores. Se transformó así, en el consejero fundamental del núcleo familiar, la persona a la cual se acudía cuando se requería de un consejo o una orientación sabia, o cuando se requería su opinión profesional y personal. Esta condición era extensiva también a sus numerosos amigos y conocidos, que reconocían en Bernardo su notable sabiduría, su reciedumbre moral y su extraordinaria condición humana.

Comenta