Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dr. FRANCISCO GUADA MARTINEZ.

Por: NurisGonzález | Publicado: 11/10/2012 15:59 |

Doctor Luis Francisco Guada Martínez, cirujano que amó y defendió los principios de la Cruz Roja (2067045) ( / )
El Gordo Guada, hombre honesto, carismático, estratega, polifacético, visionario. Trabajador incansable con gran sensibilidad humana y, sobre todo, un Cirujano muy hábil y de manos prodigiosas, nada mezquino, enseñó todo lo que sabía y su recuerdo vivirá por siempre en las manos y en el corazón de sus discípulos, de eso puedo dar fe.
Compartí con él más de 40 años de trabajo diario, desde 1971, cuando aún, siendo estudiante de medicina, tanto él como el Dr. Otto Albers me invitaron a asistir a nuestro hospital de la Cruz Roja.
Luis Francisco Guada Martínez nació en Valencia el 7 de septiembre de 1943. Hijo del Ilustre Médico Pediatra Dr. Luis Guada Lacau, (él mismo lo trajo al mundo), y de Doña Olga Martínez. Es el mayor de cuatro hermanos: Olga, Luis Ricardo e Isabel Cecilia (Chabela). Vive y crece en la casa de la urbanización Carabobo, que tenía un patio donde habían animales y caballos; y desde esa época sintió amor y pasión por ellos, que en un futuro lo llevó a la cría de caballos purasangre y de ganado.
Estudió primaria y secundaria en el Colegio La Salle de la calle Urdaneta, donde se graduó de Bachiller en 1961, e ingresó, ese mismo año, a la Facultad de Medicina de la Universidad de Carabobo, de la que egresó en 1967 en la V Promoción de Médicos Cirujanos.
Luis Francisco era el centro y pilar fundamental de su entorno familiar, de sus hermanos, primos, hijos y nietos. Natalia, su hija mayor, elaboró un álbum de él, -al leerlo no pude contener las lágrimas- donde lo describe como “un tipazo espectacular e inolvidable, que supo vivir los placeres de la vida”.
El médico tuvo seis hijos, en tres camadas, como él mismo decía: Los Guada-Melet: Natalia: Gineco-Obstetra, Luis Francisco: Ganadero y Natacha Valentina: Odontólogo. Los Guada-Ramón: Laura Mireya: Gineco-Obstetra y Luis Ignacio: Publicista, actualmente viviendo en Costa Rica, país en el que El Gordo pasó mucho tiempo de sus últimos seis años de vida; y Francisco Luis Guada-Mujica, el menor de los hijos, de tan solo 10 años, y quien ya dice que va a estudiar medicina como su padre. Tienes un bello ejemplo a seguir.
De sus hijos han nacido nueve nietos, que conoció y disfrutó, y el número 10, de 3 meses de nacido, está en Costa Rica.
El Gordo fue un soñador que tuvo muchos proyectos. Fundador del Centro Policlínico Valencia (CPV) en 1976; del IEQ en 1994 y de la Maternidad que lleva el nombre de su padre “Dr. Luis Guada Lacau”.
Incursionó en el hipismo en 1977, con la compra de un caballo de carrera en el Haras “Los Aguacates”, que llamamos “Tindari”, y que adquirimos entre varios amigos, Luis Francisco, Vicente Emmi del Cafetín del CPV; el Dr. Carlos Correa; el Dr. Paul Escovar y mi persona. La yegua llegó a ser ganadora, ese fue mi único caballo, en cambio El Gordo siguió con la afición; así llegó a tener un Haras en Miranda en Carabobo.
Incursionó además en la ganadería raza Carora, tanto para engorde como en producción de leche. También tuvo una cochinera de calidad. Todo lo que se proponía hacer era buscando la excelencia.
El Gordo decía “que la vida había que vivirla de tal forma de ser orgullo de nuestros hijos y nietos. Que la clave de la inmortalidad es vivir una vida que valga la pena recordar, que no se podía ser mediocre, que la vida era bella y había que vivirla a plenitud”.
Trayectoria profesional
Un profesional admirable, trabajador incansable y con un alto grado de responsabilidad, así fue Luis Francisco Guada Martínez. Él aseguraba que sus maestros en la cirugía le marcaron la vida, con los que dio sus primeros pasos profesionales, mi padre el Dr. Miguel González Acevedo y el Dr. Juan Mujica Trejo, -un ser muy especial para él-. Más tarde, ya en su residencia, el Dr. José Antonio Gubaira.
Trabajó arduamente en centros de salud como el Hospital Central de Valencia, en el que fue Interno desde 1968 al 70. Residente de Cirugía entre el 70 y 73. Adjunto del Servicio de Cirugía # 1 desde 1973 a 1975; Cirujano de Emergencia del HCV (1975-78) y Adjunto del Servicio de Cirugía # 1 entre 1978 y 1988.
En el Hospital de Tinaquillo estuvo desde 1968 al 70 en Cirugía con el Dr. Juan Mujica Trejo. Dentro del Hospital de Montalbán entre 1974-75 donde llegó a ser el Cirujano Titular. Fue fundador en 1976 del Centro Policlínico Valencia; la primera operación que realiza fue una Diverticulitis Perforada (Operación de Hartmann), con una caja de cirugía menor. Además coordinó la Emergencia del CPV entre el 77 y 80. Adicionalmente, fue miembro de la Junta Directiva del CPV entre 1981 y 1994. En 1968 ingresó al Hospital de la Cruz Roja.
Luis Francisco formó parte de la Junta Directiva del Colegio de Médicos del estado Carabobo entre 1974 y 1978. Además, fue docente de la Universidad de Carabobo desde el año 1977, donde estuvo por once años y se desarrolló como Profesor Asociado y Asistente.
Sus aportes a la ciencia fueron múltiples, con 72 trabajos presentados de los que se publicaron 22. Elaboró 18 Películas Científicas, varias con Menciones Honoríficas en los Congresos de la Sociedad Venezolana de Cirugía. Escribió junto al Dr. José Antonio Gubaira y mi persona el Atlas de Colangiografía Operatoria que se publicó en 1978. Éste cuenta con más de 100 fotografías tomadas por El Gordo, y que se debía a su afición a la fotografía.
Luis Francisco Guada Martínez fue merecedor de la Orden “Ciudad de Valencia” en su 1ra. Clase.
Vida en la Cruz Roja venezolana
Luis Francisco amó profundamente la Cruz Roja, a la que le dedicó más de 45 años de su vida, tanto en la actividad quirúrgica, como en la organizativa y administrativa del Hospital “Luis Blanco Gásperi”.
El Gordo Guada fue invitado a asistir por primera vez a la Cruz Roja por el Dr. Otto Albers, por allá en el año de 1966, cuando todavía era estudiante de Medicina, y realizan la primera operación de hernia umbilical del Hospital, éste quedaba en la avenida Bolívar, al lado del Hotel 400.
Ingresó formalmente a nuestra institución como Médico Adjunto al Servicio de Cirugía en el 68, cuando era un solo Servicio y donde formó equipo junto al Dr. Otto Albers (Jefe) y al Dr. Evelio Matute. Ya desde ese tiempo Luis Francisco tiene un gran sentido humanitario y vocación de servicio que lo llevan a ser un gran enamorado y defensor de los principios de la misión de la Cruz Roja.
En 1973, al terminar su residencia en el HCV, presenta junto al Dr. Jesús Mendoza Romero, quien era presidente de la Sociedad Médica del Hospital Cruz Roja, un plan de expansión y crecimiento del Hospital a la Junta Directiva Ejecutiva que presidía Don Luis Blanco Gásperi.
En ese momento se realizaban alrededor de 30 operaciones al mes de ORL, Oftalmología y Cirugía General, el nuevo plan incluía lencería e instrumental quirúrgico para una proyección de 80 operaciones mensuales. En el Hospital, a las primeras que asistí, entrábamos a pabellón con gorro, tapaboca y camisa, pero con pantalón y zapatos de calle; eso llevó a El Gordo a tomar unas cortinas de flores del estar médico y me dijo, “dile a tu abuela que nos haga unos monos quirúrgicos”; ésa fue la forma de presionar para la adquisición de la lencería adecuada. Luis Francisco era visionario, me decía “Miguelito, a este hospital hay que meterle el pecho, ya que tiene un gran futuro, porque las clínicas privadas son muy costosas, y los hospitales públicos están abarrotados y siempre van a tener fallas de recursos; aquí, con bajos costos, podemos ayudar a muchos pacientes”, desde esa época se notaba el sentido humanitario de Luis Francisco, que nos enseñó durante toda su vida.
Con el crecimiento del Hospital, tanto en número de pacientes como de intervenciones quirúrgicas, en 1978 el Servicio de Cirugía se divide en tres y El Gordo pasa a ser el jefe del Servicio # 1, cargo que ejerció a plenitud hasta su muerte, y donde tuvo la oportunidad de formar varias generaciones de cirujanos. Luis Francisco citaba mucho a su padre, el Dr. Luis Guada Lacau, y recordaba que decía: “El maestro debe marcar en sus discípulos ese algo inolvidable que no está en los libros”; en eso El Gordo era una estrella, siempre tenía un dato, un truco quirúrgico que había visto o aprendido de alguno de sus maestros. Me considero un afortunado por haber sido uno de sus alumnos.
Luis Francisco Guada Martínez, además, fue Director Médico del hospital “Luis Blanco Gásperi” desde el año de 1976. Entró a la Junta Directiva Ejecutiva de la Cruz Roja Venezolana Seccional Carabobo-Valencia en ese mismo año como Secretario General, bajo la Presidencia de Don Luis Blanco Gásperi; y, en 1983, cuando el Dr. Jesús Mendoza Romero era el presidente, Luis Francisco asume el cargo de Primer Vicepresidente, el cual ejerce hasta su muerte. Desde allí impulsó el crecimiento del Hospital, tanto del personal médico y servicios, como de la planta física, llegando a poner su aval personal ante las instituciones financieras para respaldar la adquisición de equipos médicos. Además, fue jefe del Área Quirúrgica, donde logró la dotación de cinco quirófanos con tecnología de punta. También fue Coordinador Nacional de la Red de Hospitales y Ambulatorios de la Cruz Roja Venezolana (1999).
La Junta Directiva de nuestra seccional en noviembre de 2012 honra su Memoria dándole el nombre de “Dr. Luis Francisco Guada Martínez” al Servicio de Cirugía General y Laparoscopia del Hospital y la Asamblea Nacional de la Sociedad Venezolana de la Cruz Roja aprueba, por unanimidad, la Orden: “Dr. Luis Francisco Guada Martínez” en 1era y 2da Clase (julio 2013), para honrar y enaltecer el trabajo del voluntariado en nuestra Institución.
Dios y el destino se lo llevaron prematuramente el 10 de octubre de 2012, pero su memoria y su ejemplo dejaron una huella imborrable e inolvidable en los pasillos, en los quirófanos y en el área administrativa de nuestro Hospital, y su legado y recuerdo perdurará en el tiempo a través de las manos de sus alumnos.
Comenta