Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dra. ISABEL DELGADO

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2014 01:04 |
De voz pausada y gestos sutiles, Isabel Delgado nació en Caracas, el 29 de mayo de 1930.
Cursó sus estudios de primaria en la Escuela municipal Madariaga y en el Colegio Superior de Niñas de Caracas, y bachillerato en el Liceo Fermín Toro.
Desde adolescente sintió interés por la salud y el cuerpo humano, y siempre que tenía oportunidad se documentaba sobre las innovaciones en el mundo de la medicina.
Por consiguiente, se inscribió en Medicina en la Universidad Central de Venezuela, de donde egresó como Médico Cirujano en 1956.
En sus estudios de pregrado recibió lecciones de pediatría y puericultura de los grandes maestros de la pediatría nacional en el antiguo Hospital de Niños de Caracas, ubicado en la esquina de Pirineos.
Adquirió tanta destreza que una vez graduada, se fue con su esposo, el médico sanitarista, Alfredo Benassai, al estado Apure, y en San Fernando de Apure, en el Hospital Acosta Ortiz, trabaja como pediatra ad-honorem, pues para esa época no había especialistas para niños en esa entidad y la mortalidad infantil era muy alta.
Sensibilizada por el drama del entorno se incorporó luego como Pediatra adscrito al Servicio de Malariología de esa misma jurisdicción.
Habiendo cumplido una extraordinaria labor en el llano venezolano, sintió la necesidad de mayor preparación, y se mudó a Mérida, que sería finalmente la ciudad que la adoptó y donde llevaría a cabo la consagración de reconocidos logros profesionales y académicos.
En 1960, con su gran intelecto y dominio excelso del conocimiento, ingresó por concurso como docente del Departamento de Pediatría de la Universidad de Los Andes (ULA), instruyendo a docenas de generaciones que crecieron bajo su escuela. Fue la primera mujer que ingresó a ese departamento, pues la pediatría, en los años sesenta, era una especialidad ejercida mayoritariamente por hombres.
En Mérida comenzó a ganarse el respeto de colegas y pacientes.
Durante su desempeño fue siempre un símbolo de la persona educada, culta, integral, amante del arte en sus diferentes expresiones, y de gran prestancia. Interesada por mejorar su capacidad docente realizó el Curso de Capacitación Pedagógica en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Los Andes entre 1965 y 1966.
Recibió el título de Doctor en Medicina por la Universidad de Los Andes en 1971.
Cinco años después, en 1976, alcanzó el grado de Profesor titular de la Cátedra de Pediatría de la ULA, donde su estilo e ideas reformistas le imprimen un nuevo matiz a la enseñanza pediátrica, no sólo resaltando los aspectos clínicos y terapéuticos de la enfermedad, sino entendiendo al paciente niño como un ente vinculado a un entorno familiar y social que también determinan su equilibro físico y emocional.
Con la doctora Delgado, el estudiante de Medicina comenzó a entender y a vincular los factores sociales en todo el espectro de la salud, una verdadera revolución en el campo del conocimiento que estaba dominada por la medicina dogmática. En 1972,
Fue miembro fundadora de la Oficina de Educación Médica,
Representante de los profesores ante el Consejo de la Facultad de Medicina durante cuatro períodos consecutivos hasta 1980. Fue directora de la escuela de Medicina desde 1973 hasta 1975.
En el contexto, Venezuela experimentaba un crecimiento demográfico vigoroso, y las instituciones de salud demandaban recurso humano calificado y preparado.
En esa línea progresista se inscribió la doctora Delgado y emprendió una lucha fundamentada para la creación de los cursos de postgrados, coordinando la Comisión de Residencias Programadas en especialidades médicas de la ULA, que finalmente concreta en 1976 con la apertura del Postgrado universitario de Pediatría y Puericultura, y del cual fue coordinadora hasta 1982, y madrina de la primera promoción egresada en 1978.
Fue Jefe del Departamento de Pediatría desde 1977 hasta 1982.
Por sugerencia de la doctora Lya Ímber de Coronil, entre 1980 y 1981, realizó un año sabático en Francia, en el Centro Materno-infantil de L´Hay-les-Roses, de París, donde logró publicar un trabajo científico de su propia experiencia laboral y académica sobre la atención integral ambulatoria en la ciudad de Mérida, obteniendo elogios y reconocimientos. A su regreso al país, en abril de 1981,
Designada Coordinadora de la Comisión curricular de la Escuela de Medicina de la ULA.
Ya jubilada en 1982, se mantiene activa como docente en el postgrado de Pediatría y Puericultura en el programa de atención al niño sano, logrando alianzas estratégicas con el Ministerio de Educación, a los fines de operar conjuntamente. Paralelamente sigue trabajando en el rediseño curricular, y por su insistencia y permanente esfuerzo logra reivindicar el régimen anual en los estudios de Medicina, que se reinician en 1990, como garantía de una mejor formación de las generaciones futuras.
Fue ponente en varios congresos nacionales y extranjeros, así como también autora y coautora de varios trabajos publicados en revistas locales y foráneas.
Fue miembro fundadora de la filial Mérida de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, y presidente de la Junta Directiva de esa entidad regional entre 1984 – 1986.
Fue además miembro de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, Academia Americana de Pediatría, y Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia.
Formó parte del tribunal disciplinario del Colegio de Médicos del estado Mérida. Recibió múltiples homenajes regionales y nacionales.
En el 2000, es designada epónima de las Jornadas Nacionales de Pediatría, celebradas en Maracaibo, estado Zulia, y donde ofreció un emotivo discurso con énfasis en el enfoque social del ejercicio médico.
La doctora Isabel Delgado fue la primera mujer pediatra que recibe tan digno reconocimiento en vida, pues el antecedente inmediato ocurrió en 1982, cuando se realizó un homenaje póstumo a la doctora Lya Ímber de Coronil.
En su vida familiar, estuvo casada con el doctor Alfredo Benassai, con quien procreó tres hijos.
En el camino, enfrentó con resiliencia la muerte accidental de dos de sus hijos.
En el otoño de su vida, pasa sus días en la ciudad de Houston, Texas, EE UU, donde el recuerdo y los momentos gratos de sus afectos en Mérida, la impregnan de emociones encontradas.
De este lado del páramo sus alumnos y amigos recuerdan con especial devoción las lecciones de su prolífica obra.

0 0 0

Dr. Alberto Serrano Galavis

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2014 00:55 |
Nacido en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira el 21 de Junio de 1927, y graduado de Médico Cirujano en la Universidad Central de Venezuela (UCV) el 25 de septiembre de 1953.
Su entrenamiento de postgrado lo realizó en el Hospital Universitario de Caracas, Children´s Hospital en Harvard University, EE UU; Boston City Hospital, en Boston University, EE UU, y Hospital Central de San Cristóbal.
Ya especialista ingresó como Médico Adjunto del Departamento de Pediatría del Hospital Central de San Cristóbal (1962),
Jefe del Departamento de Pediatría (1964-1985),
Jefe del Servicio de Emergencia Pediátrica (1985-1987).
Se desempeñó como profesor de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Los Andes (ULA), Extensión San Cristóbal, desde 1962 a nivel de pregrado,
Desde 1977, a nivel de pre y postgrado cuando organizó e inauguró con el aval de la Universidad de Los Andes (ULA) la Residencia Universitaria del postgrado de Pediatría, de la cual fue su primer director.
Autor de varios trabajos publicados en la revista Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría, con los siguientes temas: Repercusión de la Anemia en el área cardiovascular en el niño; Manejo del niño grave; Pre, trans y postoperatorio en niños; y Convulsiones en el niño.
Además publicó un ensayo titulado ¿De qué se enferman nuestros niños? de gran ayuda para el conocimiento de las principales patologías pediátricas.
Fue miembro honorario de la Academia Americana de Pediatría, Sociedad Colombiana de Pediatría, Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Hospital de Niños J.M. De Los Ríos, Hospital de San Cristóbal, ALAMA (Sociedad pro lactancia materna), Centro Clínico San Cristóbal, y fue designado individuo de número de la Academia de Medicina del estado Táchira.
Ha recibido múltiples reconocimientos.
En 1993 fue designado epónimo de las Jornadas Nacionales de Pediatría, celebradas en San Cristóbal, y en 2001 de las Jornadas Pediátricas del Hospital Central de San Cristóbal.
Ha sido además padrino de varias promociones de médicos generales y de pediatras, que bajo su escuela aprendieron el camino de la excelencia.
En su vasta inteligencia dejó una reflexión que palpita: “Hay que ser médicos de niños y no de enfermedades, sino como podrán comprender que no hay neumonías sino niños que las padecen, y no inapetencia sino niños que la sufren. Hay que indagar en la psiquis y el mundo afectivo y social de cada niño, el origen de su actitud”.
El doctor Serrano Galavís falleció en San Cristóbal, a los 78 años de edad, el 25 de septiembre de 2005, pero su huella y obra quedó en la memoria de todos cuanto le conocieron.

0 0 0

Dr. Homero Alvarez Perera

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2014 00:53 |
En la casa parroquial de Carora, en el estado Lara reposa una fe de bautismo cuyo contenido constata que el 19 de noviembre de 1921 nació un niño de nombre Homero de Jesús Crispín del Carmen Álvarez Perera, hijo de Augusto León Álvarez Álvarez y de María del Carmen Justa del Sacramento Perera Meléndez.
Así como su nombre, extenso y amplio, así fue su vida con un terreno grande de logros y aciertos.
De inmediata disposición para el servicio al prójimo, desde muy joven supo que iba a estudiar Medicina.
Inició los estudios en la Universidad de Los Andes (ULA) en Mérida, pero los concluyó en 1946 en Caracas, en la Universidad Central de Venezuela (UCV), formando parte de la promoción José María Vargas.
Recibió el título de Doctor en Ciencias Médicas con la tesis Contribución a la geografía médico social de Venezuela, en donde expone con aguda precisión la relación directa de las patologías médicas con la región y el entorno.
Entre 1946 y 1947 realizó entrenamiento pediátrico en el Hospital de Niños de Caracas, de la mano de los grandes maestros de la pediatría nacional.
Luego se fue al Hospital Infantil de México, donde realizó especialización en Pediatría bajo la tutela y guía del doctor Federico Gómez, gestor de las bases que revolucionaron la labor asistencial al niño enfermo.
A su regreso al país vuelve a su pueblo natal e ingresa como médico del Hospital San Antonio de Carora, donde sorprende a colegas y personal subalterno al hidratar por vía parenteral con electrólitos a niños con diarrea, un hecho sin precedentes en la pediatría regional de la época.
En 1958 vuelve a Caracas y trabaja en el Instituto Nacional de Puericultura, en Catia, y al poco tiempo ingresa como Adjunto en la Maternidad Concepción Palacios, desarrollando una especial destreza en el manejo de los recién nacidos.
En 1972 fue fundador del Servicio de Pediatría del Hospital Miguel Pérez Carreño, siendo el primer médico firmante de la historia clínica pediátrica que inauguró el servicio de hospitalización pediátrica en ese otrora moderno centro hospitalario del oeste de la capital venezolana.
Fue fundador de la Clínica Leopoldo Aguerrevere, una institución privada con concepción inicial para la atención a la madre y al niño y que hoy en día diversificó y expandió su oferta de especialidades, convirtiéndose en uno de los principales centros médicos del país.
Así mismo fue, junto a distinguidos pediatras del país, uno de los pioneros del Instituto Pediátrico La Florida, institución privada que se erigió como una de las primeras clínicas pediátricas del país y que se ha mantenido en esta excelente actividad hasta nuestros días.
En 1958 inició una prolífica carrera docente como profesor de pregrado de la escuela de Medicina de la UCV, y posteriormente de los estudios de postgrados de Puericultura y Pediatría, con sede en el Hospital Miguel Pérez Carreño, donde formó, junto a un equipo de destacados pediatras, a docenas de generaciones que bajo su mística y disciplina aprendieron la esencia de la especialidad.
Fue un gran investigador con un registro de más de treinta trabajos científicos publicados, con énfasis en temas neonatales y patologías de la primera infancia. Fue pionero en el estudio de las miocarditis tropicales en la edad pediátrica.
Creía en el trabajo en equipo y por ello donde pudo ayudar, estuvo. Fue vicepresidente del Consejo Venezolano del Niño, entre 1970 y 1973.
Fue Presidente del Instituto Nacional del Menor desde 1979 hasta 1984.
Fue asesor en 1984 del Reglamento de la Ley tutelar del menor, y en 1995, de su reforma.
De igual manera formó parte del equipo que trabajó en la protección del hijo de madre con VIH, para garantizar su atención y tratamiento por parte del estado.
Recibió múltiples reconocimientos.
Fue miembro honorario de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, y en 2002 fue designado epónimo del Congreso Nacional de Pediatría, celebrado en Maturín, estado Monagas.
Casado con Rosa Elvira Herrera Oropeza, con quien procreó nueve hijos, todos profesionales destacados en el ámbito nacional e internacional, formó una familia extensa como su nombre, como su vida y como su obra.
Entre sus descendientes prosiguió el ejercicio pediátrico, a través de su hijo Homero Álvarez Herrera, y de su nieto Homero Álvarez Díaz, con lo cual se extiende la dinastía por más de un siglo.
Falleció en Caracas en 2009 a los 87 años de edad, dejando las huellas de un pensamiento realista cuando solidario con la reflexión de Leo Kenner, decía: “La conducta del niño y del hombre está condicionada por la satisfacción de sus necesidades básicas”.

0 0 0

Dr. Oscar Lozada Zapata

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2014 00:51 |

(Valencia, 1945).

Creció con el disfrute de las cosas sencillas y los juegos improvisados.

Por influencia de unos primos médicos, los doctores Emilio Ramos Roche y Juan Zabala Ramos, decidió enrumbarse por las coordenadas de la Medicina. Estudió en la Universidad de Los Andes (ULA), de donde egresó como Médico Cirujano, en 1971.

Recién graduado y por recomendación de un familiar se fue a San Carlos, estado Cojedes, que se convertiría en su nuevo y permanente hábitat.

Ingresó como Médico residente en el otrora Hospital General de Los Llanos, en San Carlos.

De esos días recuerda: “Allí los médicos eran escasos y la demanda de pacientes muy alta”.

Le tocó asumir cualquier emergencia con las herramientas del estudio y la disposición.

El doctor Lozada Zapata tiene en su récord haber sido el primer médico que atendió el primer parto en ese recién estrenado centro asistencial, el 4 de febrero de 1972.

De la mano del doctor Nicolás Campeiro se entusiasmó con la especialidad.

Realizó el postgrado de Pediatría y Puericultura en el Hospital Antonio María Pineda, de Barquisimeto, de donde egresó como especialista en 1976.

A su regreso al estado Cojedes, es designado Médico Adjunto del Servicio de Pediatría.

En 1980 es becado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar un curso especial en el Centro Latinoamericano de Asistencia Perinatológica (CLAP) en Montevideo, Uruguay, donde le tocó compartir aula con pediatras de catorce países.

A su regreso a Venezuela en 1981 fundó el Servicio de Neonatología en el Hospital de San Carlos, y en 1985 es designado Jefe del Departamento de Pediatría hasta su jubilación en 2006.

Fue profesor de pregrado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carabobo (UC), extensión San Carlos, desde 1978 hasta 1999, asistiendo a los estudiantes desde el cuarto año al sexto año de la carrera.

Fue directivo del Colegio de Médicos del estado Cojedes.

Presidió durante cuatro años la filial Cojedes de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría.

Fue fundador junto con los doctores Nicolás Campeiro y Gladys Febres, del primer Centro de Desarrollo Infantil de esa entidad regional.

Ha publicado más de trece trabajos de investigación en revista médicas nacionales.

Ha sido reconocido por instituciones públicas y privadas de los estados Cojedes y Carabobo.

En 2001 fue designado epónimo de las Jornadas Llaneras de Pediatría donde dio un discurso que dejó huellas en la audiencia.

Es miembro honorario de la SVPP.

Fuera del muro hospitalario es un hombre amante del deporte y de su país.

De ese afecto dice: “Le he dado la vuelta a Venezuela más de diez veces y no hay un rincón de nuestra geografía que no haya conocido”.

Con satisfacción afirma: “Mi mayor capital son los amigos que he sembrado por todas partes”.

A las nuevas generaciones de pediatras les recuerda que lo importante es preservar la honestidad por encima de todo y no perder el carácter crítico e investigativo en el ejercicio pediátrico porque de eso depende la evolución de lo aprendido.

0 0 0

Dr. Pablo Leisse

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2014 00:48 |
(Caracas, 1945).
Bisnieto del general Ignacio Andrade, su infancia transcurrió entre Caracas y España. Parte de la secundaria la cursó en el Real Colegio Alfonso XII, en Madrid, pero la terminó en Caracas en el Colegio San Agustín de El Paraíso.
A la edad de cinco años sufrió quemaduras de consideración que ameritó curas consecuentes durante 36 días.
La atención abnegada de médicos y enfermeras sembró en el paciente la convicción de ser médico.
“Yo quiero atender a los niños como ustedes me han atendido a mí.
Por eso voy a ser médico”, dijo ante el asombro del personal de la clínica donde estaba hospitalizado.
Consecuente con su promesa se inscribió en la Universidad Central de Venezuela (UCV) de donde egresó como Médico Cirujano en 1971, formando parte de la promoción doctor Clemente Acosta Sierra.
Semanas previas al acto académico había estado de visita en el estado Yaracuy, quedando prendado de su topografía y su gente, por lo que antes dos ofertas laborales: una en Caracas y otra en San Felipe, optó por la segunda.
Ingresó al Hospital Dr. Plácido Daniel Rodríguez, de San Felipe, donde luego de completar el internado rotatorio realizó un año de Residencia en Traumatología, y dos años de Residencia asistencial en Pediatría como antesala al postgrado universitario que hizo en el Hospital de Niños J.M. De Los Ríos, en Caracas, de donde egresó como pediatra en 1979.
De regreso a San Felipe es designado Médico Adjunto del Servicio de Pediatría alcanzando en su carrera asistencial los cargos del Servicio de Pediatría, y del Departamento, respectivamente.
Impactado por el alto reporte de maltrato infantil que veía en su rutina laboral hizo el curso de Medicina Forense bajo la tutela del doctor Jack Castro.
Con esta especialidad adicional, desde 1982 es Médico Forense de la ciudad de San Felipe, actividad que ejerció por 32 años.
Fue además profesor de la Cátedra de Pediatría de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA). Núcleo Yaracuy, donde doce promociones de médicos generales llevan su nombre.
Fue fundador de la filial Yaracuy de la SVPP y presidente en dos periodos.
Fue vicepresidente del Colegio de Médicos del estado Yaracuy.
Ya retirado de la labor pública sigue ejerciendo la medicina privada, pero su pasión, según expresa: “Es la medicina difícil, y esa está en los hospitales”.
En 2013 es designado epónimo de las Jornadas Occidentales de Pediatría.
Amante del montañismo, la fotografía, las bellas artes y la música, en el doctor Leisse sobra espacio para la diversidad.
Al lado de su inseparable Valentina disfruta a plenitud el calor de la familia.
“Hemos formado un lindo hogar” afirma con el orgullo pletórico de un esposo, padre y abuelo feliz.
Inspirado en el principio básico “primun non nocere” reforzado por su maestro y mentor doctor Rafael Muci Mendoza, insiste: “En el ejercicio de la pediatría es importante considerar al niño que está enfermo y a la madre que también sufre”.

Página [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 ... 549 550 ]