Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dr. Daniel Sánchez Silva

Por: NurisGonzález | Creado: 02/08/2013 06:53 |
Medico – Cirujano UCV
. Especialista en Anestesiología,
Medicina Crítica CMC,
Gerencia de servicios de Salud UCAB.
Maestría de Historia de Venezuela UCA
. Anestesiólogo del Hospital Vargas de Caracas.
Profesor de Historia de la Medicina Facultad de Medicina UCV.
Individuo de numero sillón 1 de la sociedad Venezolana de Historia de la Medicina

0 0 0

Dr. Pablo José Valera Saavedra

Por: NurisGonzález | Creado: 02/08/2013 06:35 |
La historia es así: En 1958, cuando cayó la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez, el Jefe Civil de Monte Carmelo (estado Trujillo) huyó y al bachiller, Pablo José Valera Saavedra, quien estaba haciendo la pasantía rural para optar al título de Médico Cirujano (y ya le decían doctor), a petición del pueblo, le correspondió encargarse de la Jefatura Civil. Así que le tocó ejercer los dos cargos simultáneamente.
En esos días, uno de los más crueles esbirros de la Seguridad Nacional, Braulio Barreto, a quien se le conocía como "Barretico", se escondió en el pueblo. Cuando los habitantes lo descubrieron se formó una poblada que lo persiguió con el fin de eliminarlo. Pero, los buenos oficios y la valentía "...del Dr. Pablo Valera evita el linchamiento al convencer al fugitivo a entregarse y a deponer su actitud belicosa. Se cuenta que la compacta personalidad del Dr. Valera evitó la muerte del infame verdugo" (Juan Eleuterio Lozano Solórzano "Semblanza del doctor Pablo José Valera Saavedra ´El médico de Chejendé´". Caracas, 2005, p. 36). No tenemos la fecha precisa del citado evento y sería bueno averiguarla; porque, otras fuentes señalan que "Barretico" fue detenido, en Caracas, en vísperas de los Carnavales de 1958.

Ahora. ¿Quién fue Pablo José Valera Saavedra? Responderemos con una sucinta microbiografía. Pablo Valera, "El médico de Chejendé" (como se le conoce hoy), nació en El Cerrito, Chejendé (estado Trujillo), el 29 de octubre de 1927. Sus padres: Ceferino Valera y María del Carmen Saavedra. Fue un niño enfermizo, durante su primer año de vida. Tan es así que, un médico de Carache, el doctor Carlos Fontana, cuando lo vio, exclamó: "aquí no hay nada que hacer". No obstante, el niño Pablo se recuperó y llegó a ser uno de los niños más activos de su pueblo natal.

Pablo comenzó los estudios de Educación Primaria en Chejendé, y los culminó en la Escuela "Padre Blanco" de Valera. Después empezó a estudiar secundaria en el Liceo "Rafael Rangel"; allí culminó el tercer año de bachillerato. Y, en el liceo "Lisandro Alvarado" (Barquisimeto) estudió el cuarto y el quinto año de bachillerato. Enseguida, con el título de bachiller en la mano, se fue a Mérida y se inscribió en la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes. Pero, la crisis universitaria de finales de la década de los "40, en Venezuela, lo aventó hacia Buenos Aires. Mas, problemas de salud lo hicieron regresar a su patria y, una vez, alentado, en 1954, se inscribió en la Universidad Central de Venezuela.

En 1959 (después de la pasantía rural y del episodio con "Barretico", en Monte Carmelo), Pablo recibió el título de Médico Cirujano. Posteriormente fue designado Director de Asistencia Social del estado Lara. Cargo que ejerció sin dejar de atender las consultas particulares, en las cuales ".recetaba, prescribía y hasta le pagaba la medicina a sus pacientes más pobres" (Ibídem., p. 38). En 1961, Fue designado Director del Hospital de Boconó, estado Trujillo. Allí fundó un Club de Madres, donde se le enseñó a las madres cómo cuidar mejor a sus hijos. También, fundó un dispensario en San Miguel, un pueblo que dista 28 kilómetros de Boconó. En aquel tiempo los lugareños quisieron rendirle un merecido homenaje y sugirieron que el dispensario se llamara "Dispensario Doctor Pablo Valera Saavedra".

Lamentablemente, cuando el doctor Pablo Valera hacía las diligencias para irse a Inglaterra a estudiar Medicina Social ".sufrió un fatal accidente, en el puente Báquira Segunda, entre Nirgua y Chivacoa, poblaciones del estado Yaracuy, que lo llevó a la tumba el 6 de julio de 1961." (Ibíd., p. 40). Fue sepultado en el Cementerio General de Barquisimeto; allí recibió cristiana sepultura y muestras de cariño de parte de sus pacientes y de quienes lo vieron como una persona de bondades infinitas.

No queremos rematar esta crónica sin antes decirles a nuestros carísimos lectores que los restos del doctor Pablo Valera reposan en el museo que, en su casa de Chejendé, construyeron sus familiares para guardar y conservar los papeles, los libros y los instrumentos médico-quirúrgicos que usó este noble preservador de vidas, durante el breve tiempo que ejerció su profesión.pv

0 0 0

Dr. Pablo Herde

Por: NurisGonzález | Creado: 02/08/2013 06:23 |
Pablo Herde, médico cirujano venezolano egresado de la Universidad de Carabobo.
Realizó sus estudios de cirugía en el IVSS de la ciudad de Barcelona y terminó un fellow en cirugía cosmética en Bal Harbour Plastic Surgery Associates en la ciudad de Miami.
Ha trabajado junto a los más grandes maestros Dr. Carlos Lanz (creador de la dieta de los puntos), Dr. Ary Krau (protagonista del show de la cadena Fox Miami Slice), Dr. Constantino Mendieta y Dr. Michael Salzhauer (gurú del mercadeo del la cirugía plástica por Internet y escritor).
Desde sus inicios Dr. Herde se ha destacado en el mundo de la medicina estética y nutrición.
Editor de la revista Veintiseven, ha sido parte del equipo de preparación de las candidatas al Miss Universo en varias oportunidades, colaborador de los segmentos de Salud y Belleza de Telemundo, Univision y CNN, mantiene columnas de salud en la revista Enlaces, Columna Estilos (www.columnaestilos.com), Estilos Blog, (wwww.estilosblog.com), además ha colaborado para Terra.
Es autor del libro "Mi Hermosa Mamá".
Dr. Herde es un filántropo de alma y corazón, ha sido miembro de la Cruz Roja, Rotary Club, apoya cada año las actividades del St. Jude Research Hospital como miembro del board de la caminata y la gala de las estrellas, con la finalidad de recaudar fondos para los niños con cáncer.
Desde el terremoto que afecto a Haití realiza labor social en ese país con la fundación Prótesis sin Fronteras, donando prótesis a jóvenes que han perdido alguna de sus extremidades.
En la actualidad esta terminando su segundo libro y es el CEO de ibody Aesthetics en la ciudad de Miami.

0 0 0

Dr. Julián Visó

Por: NurisGonzález | Creado: 01/08/2013 22:05 |
DR. Julián Viso. Médico / Cirujano. Promoción 1958 U.C.V.
Jefe de Cátedra Anatomía: 1980.
Adjunto Servicio de Cirugía Nº 1. Cruz Roja Venezolana.
Miembro de Nº de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina, Sillón Nº XXVI.
Fundador del Club Médico de Caracas.
Condecoración: Medalla “Augusto Pinaud” Cruz Roja Venezolana

0 0 0

Dr. Julio César Arraga Morales

Por: NurisGonzález | Creado: 01/08/2013 04:26 |
Uno de los más grandes pintores nacido en esta tierra de gracia es sin duda Julio César Árraga Morales. Hoy, al conmemorarse 141 años de su nacimiento, la colectividad zuliana se precia en recordar las diferentes facetas de este excelente artista, ejemplo e inspiración para las nuevas generaciones de pintores.

Julio César Árraga Morales nació en Maracaibo, Venezuela, el día 31 de julio de 1872. A muy temprana edad demostró la habilidad de plasmar en lienzo y madera la belleza de su querido Maracaibo. La gran parte de los trabajos de pintura de Julio Árraga muestran el Maracaibo de finales del siglo 19 y principios del siglo 20. Experimentó con diferentes estilos y técnicas aplicándolas a retratos, paisajes y a escenas de la vida cotidiana Marabina.

Hijo del ebanista de imágenes José del Rosario Árraga y María Concepción Morales. Julio Árraga a los 12 años ya realizaba retratos. Esta temprana inclinación llevó a sus padres a inscribirlo, en 1884, en la Escuela Normal de Dibujo de Maracaibo, donde fue alumno de los pintores italianos Luis Bicinetti y Luis Fontana y del pintor y arquitecto Manuel S. Soto, quien trabajó en el Teatro Baralt. Inicia paralelamente estudios de medicina e, incluso, dirige la cátedra de anatomía. En 1886, al retirarse Soto, éste deja a su discípulo como director-profesor de la Escuela, quien en 1888 expone por primera vez en la Exposición de Productos Regionales del Zulia.

En 1893 recibe su primer encargo importante, Bolívar en el campo de San Mateo, a partir de Guérin y ese año un proyecto suyo gana un concurso al mejor diseño para el trono de la Virgen de la Chiquinquirá, que él mismo tallará en cedro. También como escultor realizará las tres estatuas de la fachada de la Casa de Beneficencia de Maracaibo, proyectada por Soto.

En 1895, Árraga exhibe Una conquista en la “Exposición regional en conmemoración del centenario de Sucre”, y su obra es premiada. Al año siguiente pinta un retrato de cuerpo entero de Francisco de Miranda, de perfil, como la imagen acuñada por Juan Lovera y luego por Martín Tovar y Tovar, pero en ambiente neoclásico (colección Instituto Zuliano de la Cultura), para el Salón de Sesiones del Palacio de Gobierno de Maracaibo, por el que se le adeudaron 4.000 pesos que nunca le fueron cancelados.

En 1896, es pensionado por el presidente del estado, el ingeniero Jesús Muñoz Tébar, para seguir estudios en Italia. Parte, junto con el pintor Manuel A. Puchi Fonseca, el 28 de julio; llegan a Génova el 26 del mes siguiente y a Florencia el 29, donde Árraga se inscribe en la Academia como alumno de Tomini Pietro, obteniendo al año siguiente una distinción de sobresaliente.

Simón González Peña afirma que también recibió clases de Faldi, Ursi y Ferreni. Árraga permaneció en Italia por espacio de un año, conoció Roma y Venecia y realizó obras como Paisaje con la Catedral de Florencia y La caída de la nieve (óleo sobre madera, colección Árraga Zuleta).

Al regresar nuevamente a Maracaibo, el 3 de septiembre de 1897, se dedicó a la docencia; daba clases en su taller y era director de la Escuela de Dibujo y Pintura (Los Ecos del Zulia, 8 de julio de 1899), pero después, al ser ésta clausurada, abrió un Centro de Bellas Artes en la calle Las Ciencias, donde dictaba cursos de dibujo, pintura y escultura, ofreciéndose al mismo tiempo como profesor y retratista a domicilio. En esa época realizaba retratos al creyón y cuadros de salón.

Árraga además abrió un taller de fotografía donde iluminaba retratos tomados por él mismo. Sus actividades académicas fueron de gran importancia ya que entre 1898 y 1901 su taller organizaba exposiciones en ocasión de la conmemoración del 5 de Julio. En esa época, el gobierno del general Régulo Olivares lo comisiona para que pinte en el Cuartel de Policía un cuadro que representara la justicia. En 1903 regenta la cátedra de dibujo del Instituto Pestalozziano de Hermágoras Chávez, cátedra en la que sustituyó a Puchi y que mantuvo hasta el final de sus días.

Ese año contrae matrimonio con María Dolores Zuleta. En 1907 realiza El milagro de Bethania (colección Instituto Zuliano de la Cultura) para la Junta del Lazareto; en 1910, Calvario épico, considerada su mejor obra, y, en 1914, Purgatorio, para la Basílica de la Virgen de Chiquinquirá (Maracaibo). El 26 de julio de 1916, al fundarse el Círculo Artístico del Zulia, Árraga participa en las actividades artísticas y docentes promovidas por dicha corporación, y bajo el patrocinio de ésta lleva a cabo su primera exposición individual donde expuso 120 piezas y la cual tuvo como sede el Palacio Legislativo de Maracaibo. Los cuadros de tendencia impresionista del pintor zuliano se inician en ese año, y desde 1917 trabaja con gruesos empastados a la espátula.

Luego de un frustrado intento por llevar su obra a Nueva York, Árraga dedicó los últimos años de su vida a trabajar en la pintura de paisajes que, como escribe Juan Calzadilla, interpreta “un paisaje real aparentemente desprovisto de color atmosférico en una obra esencialmente cromática que sin traicionar a aquel paisaje, ni como escenario ni como humanidad, continúa siendo ante todo solución pictórica y expresión de la sensibilidad del artista”.

En 1918 viaja a los Andes e inicia una excelente serie de cuadros como Paisaje de Timotes, y en 1920 realiza Proclama de la Guerra a Muerte para la Sala de Sesiones del Concejo Municipal de Valera. De 1920 es también su Arco de Valencia (óleo sobre madera). En 1921, instalado en la calle Colón de Maracaibo, Árraga vendía paisajes en pequeño formato. Allí se interesó por la hormigueante vida del puerto de Maracaibo, con sus personajes envueltos en costas o elementos arquitectónicos y los barcos varados, tan cercanos a su sensibilidad. De esta serie son sus obras Mirando el horizonte y Al amanecer (ambas óleos sobre cartón, 1920).

También en 1921 expone 60 cuadros en el Club Venezuela (Caracas). Ésta será su última muestra individual en vida. El 19 de abril de 1921 expuso en el salón de estudios del Círculo Artístico un busto de Juan Vicente Gómez y dos cuadros, Una comida entre indígenas y Velorio indígena, singulares por su interés en esta temática. En 1923 realiza uno de sus últimos cuadros históricos, La muerte de Negro Primero (colección Instituto Zuliano de la Cultura); en 1926 viaja a los Andes, y en 1927, tras una breve visita a Caracas, produce obras como Arco de la Federación.

Los cuadros realizados durante sus dos últimos años de vida, de 1926 a 1928, muestran variantes importantes con respecto a su obra anterior: Árraga amplió la perspectiva y trabajó planos de color sin textura ni toques de pincelada. “De un naturalismo inseguro y académicamente poco convincente, Árraga pasa en el ínterin de 10 años a un fresco estilo de paisajista que se nos revela en sus obras al tanto de las técnicas impresionistas. El cambio formal es violento y la gente quedará sin entenderlo. Escoge para trabajar los momentos en que son más visibles los contrastes de tonos, colores y reflejos de la atmósfera: la madrugada y el atardecer. De allí que pueda parecer como expresionista un rasgo dramático muy característico de la factura de Árraga, y la cual se refiere no sólo al ambiente, sino más que todo a la hora, es decir, a la luz elegida.

El artista manifestará aquí su gusto por una materia densa y rica de matices logrados preferentemente con la espátula. Muestra interés por la arquitectura y por lo humano. El cronista de visión torturada surge desde este mismo momento. Nada de lo que le rodea, traducible a signos plásticos, escapa a una observación insistente y metódica que lo mismo fija en la tela a la multitud de una procesión [Procesión del viernes santo, 1926], que observa con lujo de detalles el acontecer costumbrista de una agitada plaza pública; los más variados aspectos de la bulliciosa vida del puerto adquieren una presencia sonora en el vibrante empaste de la factura de Árraga, para quien Maracaibo y su puerto fue lo que el litoral guaireño para Reverón”.

Página [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 ... 545 546 ]