Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dr. Jesús Mendoza Romero

Por: NurisGonzález | Creado: 25/10/2013 01:08 |
Nació en Valencia el 19 de julio de 1935, hijo de Jesús Mendoza Marcano y María Teresa Romero de Mendoza, es el segundo de tres hermanos y sobrino del eminente cirujano valenciano doctor Francisco Ignacio Romero, quien le estimuló con su ejemplo a seguir el derrotero de la medicina.
Cursó sus estudios de bachillerato en el Colegio La Salle, obteniendo diplomas de sobresaliente durante todos sus estudios.
En el año 1952 se traslada a Caracas para iniciar su carrera profesional, matriculándose en la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, en la que obtiene el título de Médico Cirujano en 1958.
Apenas obtuvo su título se traslada a su ciudad natal, ingresando como médico interno en el Hospital de Valencia y al cabo de dos años pasa al Servicio de Maternidad en calidad de médico residente.
Asciende al cargo de Adjunto del Servicio Nº 4 el cual ocupa por 15 años, para ejercer la Jefatura del mismo.
En 1958 pasa a ser miembro del plantel docente de la Cátedra de Anatomía de la Universidad de Carabobo figurando entre la lista de fundadores de dicha dependencia, la cual abandona para incorporarse a la Cátedra de Obstetricia, donde permanecería por 21 años, acogiéndose a la jubilación en 1984.
Durante un año (1972-73) realizó cursos en Cirugía Oncológica-Ginecológica en el Memorial Hospital de New York y en el Hospital San Carlos de Madrid, estadía esta última que aprovechó para realizar Curso de Ultrasonografía con el Profesor José Botella Llusiá. 
Desde el año 1958 ha desplegado hasta la fecha una intensa actividad en la Cruz Roja de Valencia, ejerciendo la vice-presidencia durante 25 años y la presidencia hasta el presente.
Por su amplia y fructífera labor en este centro recibió la condecoración “Augusto Pinaud” de la Cruz Roja Venezolana en su Primera Clase y la Orden “Sol de Carabobo” en el grado de Comendador como testimonio de la labor social en pro de la comunidad carabobeña.
En el Hospital de la Cruz Roja “Luis Blanco Gásperi” se ha desempeñado primero como Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología desde 1960, fecha a partir de la cual ejerce la jefatura del mismo.
El doctor Mendoza Romero aparece como fundador del Instituto de Previsión del Médico (IMPRES), y es pionero de la Cirugía Laparoscópica en Venezuela.
Fue fundador de la estudiantina de la Universidad de Carabobo, de Ceprocarabobo y la del Colegio de Médicos del Estado Carabobo.
Sus alumnos de la XX Promoción de la Facultad de Medicina en reconocimiento a sus cualidades docentes le designaron como Padrino en el año 1983


0 0 0

Dr. Luis Enrique Torres Agudo

Por: NurisGonzález | Creado: 25/10/2013 01:03 |
Nació en Guacara, Estado Carabobo, el 20 de Enero del 1926, hijo de Luis Torres Flores y Carmen Artemia Agudo de Torres. Realizó sus estudios de primaria en Valencia, en la Escuela Pedro Alexander y Sebastián Echeverría hasta 5to grado y el 6to grado en la Escuela Arturo Michelena, donde escuchó clases de la las maestras Juanita Cadejo, Consuelo Navas y de los maestros S. Echeverría Lozano y del Abogado José Dionisio Morales, verdaderos forjadores de juventudes. En las aulas de estos institutos compartió con sus compañeros José Luis Curvelo y Leopoldo Iñiguez. Curso sus estudios de bachillerato en el Liceo Pedro Gual los 4 primeros años, teniendo los mejores recuerdos de sus profesores Ponce Bello, Alfredo Celis Pérez, Fernando Guerra Méndez (quien se desempeñaba en la Cátedra de Botánica), Fabián de Jesús Díaz, Francisco Melet, el Dr. Henríquez Herrera Guillot, Betancourt y Galíndez, Sorda, Agustín Hurtado y Darío Hoffman, quienes dejaron profundas huellas en la tierra fértil de su adolescente espíritu. Era el Liceo Pedro Gual baluarte indiscutible de la educación carabobeña y en sus aulas tejió sueños e hilvanó esperanzas junto a sus compañeros José Rafael Guevara, Ricardo Flores Cortez, Enrique Arcay Solá, Carlos Rogelio Peraza, José Rodríguez, José González Garmendia, Lovera, y Henríquez; cohorte estudiantil de primer orden y en la que descollaría Alcides Rodríguez, a la postre médico e ideólogo del partido comunista, quien abandonaría las aulas liceístas hablando perfectamente el inglés y el francés. Torres Agudo, nunca le olvidaría y aun no se explica como este hombre que llegó a dominar siete idiomas murió en la indigencia y totalmente ignorado. “Venezuela y Carabobo están en deuda con él”, suele afirmar LETA en sus tertulias de evocación de tiempos idos.

El último año lo culmina en el liceo Aplicación de Caracas (1942). Ingresó a la Universidad Central de Venezuela donde obtuvo el título de Médico Cirujano General el 31 de Julio de 1950. Durante sus Estudios Universitarios se residenció en una casa en Monte Piedad, donde diariamente subía 106 escalones, circunstancias que se transformaban en una verdadera calamidad en tiempos de lluvias cuando debía recurrir a “Zapatos de Ganchos” para escalar la empinada y resbaladiza cuesta. De noche se reunía a estudiar en Plaza Paguita, frente a la Prefectura Catedral, donde al retirarse guardaban sus sillas. De esos tiempos LETA recuerda a sus condiscípulos: C. Rogelio Peraza, Castrillo, Iñiguez, Adianza, y Rodolfo Celis. Recibió clases de los Famosos José (Pepe) Izquierdo, Francisco Montbrum, Augusto Písuñer, Marcel Granier, José Antonio O' Daly y Félix Pifano. De este último le impactarían el carácter profético de sus clases sobre el paludismo. Era imponente la presencia de estos docentes cuyo arte académico y conocimientos los hacían ver fuera del contexto de la realidad, infundiendo en sus alumnos un sano temor al escribir o responder oralmente a sus preguntas, temor al no querer hacer el ridículo ante ellos. Tal era la autoridad y prestancia de aquellos catedráticos.

Su vocación por la Obstetricia surge, entre otras variables que comentaremos más adelante, del impacto que le produjera la magistral clase dictada por el profesor R. Viso Pitaluga la cual versó sobre cardiopatía y embarazo. Los nombres de Miguel Pérez Carreño, Blanco Gasperi y Posada Jacovish son otros de los grandes docentes de quienes recibiera los conocimientos en el arte de curar y de los que en el futuro, Torres Agudo recordaría con respeto y admiración. 
Apenas recibe el título de médico (31 de Julio de 1950) y con el orgullo de haber obtenido la medalla de honor como interno de la Maternidad Concepción Palacios durante el curso de perfeccionamiento obs-tétrico (1949–50), decide tomar el rumbo hacia Carabobo en compañía de Pedro Vicenteli, ya que el presidente del estado, Ruiz Miranda, le había ordenado trasladarse a Güigüe a fin de remplazar a la Dra. García (Médico de origen cubano, que había finalizado su pasantía rural), el primero de octubre de 1950 se inicia como Médico Rural del Hospital Distrital de Güigüe “Dr. Carlos Sanda” donde le tocó compartir su actividad médica con el Dr. Francisco Villarroel, el Bionalista Giovanni Gutic y Matías González quien le proporcionaba anestesia a las pacientes que requerían de parto instrumental. Torres Agudo acudía a los dispensarios y atendía partos domiciliarios con la ayuda de las comadronas: Irene Martínez en Yuma, Evangelista Silva y Rosa Díaz. Llegó a desempeñarse como médico residente y encargado del Servicio de Obstetricia del Centro de Salud “Dr. Carlos Sanda” de Güigüe. 
En el dispensario de Yuma desplegó una gran labor, con él colaborarían los farmaceutas: Ramón Rojas Jaén, Strauss y Matías, en Cirugía el Dr. G. Suárez y en Pediatría el Dr. Buenaventura Bernal. 
Los Médicos rurales de Belén y Manuare acudían una vez por semana y hacían guardias, se estaba dando así un paso hacia la integración asistencial.
Se desplegaba una actividad médica intensa, sin descanso, la satisfacción era resolver los casos localmente y bajo un clima de rivalidad cordial competían los centros de Güigüe con el de Caucagua y Chivacoa.
En 1958 se traslada a Valencia al Hospital Central donde ingresa al Departamento de Obstetricia como Residente B.
Había llegado el momento de desarrollar la vocación nata de Obstetra, quizás trasmitida por su madre, Doña Carmen, quien tenía interés y conocimientos en el arte de partear, además su inclinación por la protección de la mujer embarazada había sido puesta de manifiesto cuando siendo interno de la Maternidad Concepción Palacios tuvo que actuar en rescate de las pacientes allí internadas cuando los sótanos de esta institución se inundaron en 1950. 
Aún recuerda LETA como con ayuda de sus compañeros sacaban a las parturientas puérperas a través de las claraboyas.
Además de sus pasantías por el Hospital Vargas, el Periférico de Catia y la docencia tutelar que sobre él ejerciera el Dr. Viso Pitaluga, sellaron su destino como Obstetra. En la Maternidad del Hospital Central se integra al equipo médico que más prestigio ha dado a dicha institución: Antonio José Tovar, José Luis Fachín de Boni, José María Sanda, Julio Maldonado Peña, José Manuel Isaacs, Armando Arcay Sola.
Allí LETA desplegaría una amplia y encomiable labor como Obstetra y Docente, por ascenso ocuparía los cargos de: Instructor a tiempo Convencional (1961); Instructor B a medio tiempo (1962). Instructor B a tiempo completo (1963); Instructor A a tiempo completo, profesor Asistente (1964 – 69), Jefe de la Cátedra de Obstetricia (1969), Jefe Interino de la Cátedra de Obstetricia (1973), Jefe Interino del Departamento de Obstetricia y Ginecología (1973); Profesor Agregado del mismo departamento desde 1983 hasta 1986 cuando fue jubilado. Otros cargos: Adjunto residente en el Hospital Central de Valencia en 1981 y Médico Jefe del Servicio 3 de Maternidad del H.C.V.
Su labor hospitalaria queda descrita en el relato que de la intrahistoria de la Maternidad del Hospital Central de Valencia hiciera el excelso docente Dr. José Luis Fachín de Boni: “Torres Agudo Obstetra de gran valía, laborioso y responsable, ejerció el cargo de jefe de los departamentos de Obstetricia (Hospitalario y Docente), con acierto” por ello LETA “es otro de los importantes baluartes de la Maternidad”. Certificación como ésta llena de orgullo a nuestro corazón y por vía doble: la de alumno y biógrafo. 
El 3 de diciembre de 1955 contrajo nupcias con la distinguida Señorita Elina Strauss, la cual se convertiría en la compañera de toda su vida, consolidando un hogar estable y ejemplar y que dio fruto a cinco vástagos, dos varones y tres hembras: Luis Guillermo (médico), Mairelina (odontólogo), Vivian (ingeniero), Carolina (médico) y Luis Enrique (abogado). 
Su labor asistencial fue amplia, dedicó gran parte de su vida a la asistencia, primero como estudiante: Interno en el Servicio de Dermatología del IVSS de Caracas en 1948-1950, de 1949-1950
Interno por concurso en la Maternidad Concepción Palacios donde ganó Medalla de Oro y Diploma de Oro como Interno más destacado; y, como graduado:
Médico Ad-honorem de Consulta Prenatal del Centro Barreto Lima en 1962-1966.
No fue ajeno a la actividad gremial, así lo encontramos en 1961, ejerciendo como Vocal a la Secretaría del Colegio de Médicos del Edo. Carabobo, y en el período comprendido entre 1961-1962 como presidente del Colegio de Médicos del Edo. Carabobo, entre 1962-1963 se desempeñó como Miembro del Tribunal Disciplinario de dicha corporación gremial, desde 1965-1966 como Vocal de la Tesorería.
Entre 1971-1972 desplegó una interesante labor como integrante de la Comisión de Cultura del Colegio Médico de Carabobo.
Sin duda alguna que esa última misión ha tenido que ver con su inquebrantable vocación de Promotor Cultural.
Perseverante y entusiasta de la actividad del Ateneo de Valencia desde 1968, Jurado de Admisión y Calificación del Salón Arturo Michelena, parte de la Directiva del Ateneo de Valencia en 2 oportunidades.
Esta vocación surge durante los dos últimos años de su carrera cuando se convierte en asiduo visitante de exposiciones y galerías de artes, allí se despierta el interés por la Pintura, la Escultura y la Cerámica, sus conocimientos en las Artes lo llevan a formar parte de numerosos jurados donde
pone en práctica sus conocimientos y su acertada crítica en la valoración de las obras de arte sometidas a consideración. Su inquietud permanente por la superación profesional, lo estimuló a participar en otras actividades, entre la que destaca: Curso de Inglés en conversación de la Universidad de Carabobo 1967. Fue delegado y participante activo en III Jornadas “Dr. Ramón Arcay Tortolero” en 1967, en 1969 participó en las Jornadas “Dr. Jorge Lizarraga” en el Hospital Central de Valencia. En 1970 fue Ponente en el 4º Congreso Venezolano de Obstetricia y Ginecología con el tema “Estado actual de la Docencia Obstétrica de Pre y Post Grado en Venezuela”, en 1972, fue asistente participativo en la 7ª Reunión Nacional de Obstetras y Ginecólogos en Mérida, en 1972 y 1973 fue designado como Representante del Departamento de Obstetricia al Seminario de Reproducción Humana patrocinado por la A.V.E.F.A.M.; en 1973 asistió como participante al Curso de “Avances Recientes en Fertilidad Humana” programado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins Baltimore, Maryland USA. Publicó como autor o colaborador los trabajos de Investigación “Uso del Sulfato de Esparteína en Obstetricia”, “Rotura Espontánea de Hígado durante el Embarazo”, “Consideraciones sobre el Embarazo Ectópico Tardío”, “Cardiopatía y Embarazo”, “Estudios Sobre la Capacidad Docente del Hospital Central de Valencia”, “Estudios de 20 Años de Mortalidad Materna en el Hospital Central de Valencia 1960 -1980”. 
Su actividad docente fue reconocida por sus alumnos quienes lo designaron Padrino de la VIII Promoción de Médicos en 1971, Profesor homenajeado y encargado de dictar la última clase de la XVIII Promoción de Médicos Cirujanos “Dr. Francisco Montoya Travieso” en 1981, Profesor Homenajeado en la XXI Promoción de Médicos Cirujanos “Dr. Pedro Ojeda Illas” en 1984; le fue otorgada la Orden en I Clase Dr. Miguel José Sanz, el Botón de Oro de la Ciudad de Valencia el 27 de agosto de 1991. Es además Miembro de la “Sociedad Venezolana de Salud Publica”. La Sociedad de Obstetricia y Ginecología le otorgó con motivo de sus Bodas de Oro Profesionales el Diploma de Miembro Honorario y la Universidad de Carabobo la Orden “Alejo Zuloaga Eguzquiza” máximo galardón que dicha institución concede a sus mas meritorios docentes. Desde su jubilación de la Universidad y del Hospital Central de Valencia se ha dedicado a la atención médica privada, la cual ha ejercido con acierto y en la que se ha ganado un sólido prestigio, transmitido en varias generaciones de familias que han contado con su experiencia, conocimiento, solícitos cuidados y apoyo humano sincero.
Luis Enrique Torres Agudo, médico, obstetra, amante de las artes plásticas, coleccionista, padre, profesor y amigo.
De trayectoria ejemplarizante, hoy retirado de las lides profesionales, muy en contra de su voluntad y por recomendaciones de sus médicos y amigos, comparte con su esposa, sus hijos y nietos la calidez de un hogar que es orgullo para todos los carabobeños.

0 0 0

Dr. Francisco Montoya Travieso

Por: NurisGonzález | Creado: 25/10/2013 01:01 |
Nació en Caracas el 4 de octubre de 1931, en la caraqueñísima parroquia de San José, siendo sus padres Ramón Ignacio Montoya y Rosa Travieso de Montoya. Sus estudios de primaria los hizo en el Colegio La Salle y en el Seminario al cual ingresó motivado por una incipiente vocación sacerdotal que fue desapareciendo paulatinamente, abandona el seminario e inicia su bachillerato en el Liceo Pedro Gual para concluirlo en el Fermín Toro (Caracas) en el año de 1951. Ya desde el bachillerato había decidido estudiar medicina, carrera que inicia en la Universidad de Los Andes, concluyendo sin tropiezos su primero y segundo años, al cabo de los cuales se traslada a la Universidad Central de Venezuela y el 22 de agosto de 1958 recibe de manos del Presidente de la Junta de Gobierno, Contralmirante W. Larrazábal, el título de Médico Cirujano, como integrante de la Promoción de la Libertad. Durante sus estudios universitarios tuvo como compañeros a Chirinos, Moros Ghersi, F. Valarino, Gastón Vargas, Efraín Inaudy Bolívar, Jesús Mendoza Romero, William Ganem, Jesús Varela Granadillo, Hernando Medina Padilla, Jesús Cudemus y Mireya Mendoza. Especial recuerdo guarda el Dr. Montoya de sus profesores Cruz Lepage y Oscar Agüero T., quienes le impartieron la docencia en obstetricia.

La inquietud de Francisco Montoya Travieso por la mujer embarazada y en especial aquella de bajos recursos económicos se inicia durante su pasantía como Interno en la Casa Perinatal María Teresa Toro, pacientes a las que prestaba solicitó los cuidados médicos requeridos, las trasladaba personalmente a la Maternidad Concepción Palacios, cuando llegaba el momento del parto y luego en sencilla ceremonia, les apadrinaba sus hijos. Dos años duró internado en la Casa Prenatal María Teresa Toro, primigenia institución dedicada al cuidado de las gestantes y que fuera fundada el 2 de mayo de 1936, de allí el abnegado estudiante de medicina estuvo trabajando duramente como interno en la Maternidad Concepción Palacios, cargo que obtuvo mediante concurso y por el cual devengaba un sueldo de 120 bolívares mensuales.

En 1958 ingresa a la Maternidad del Hospital Central de Valencia, junto a sus colegas Varela Granadillo, Leopoldo Iñiguez, Efraín Inaudy, Jesús Mendoza y Luis Ceballos; ejecutando durante su internado pasantías por los servicios de Medicina bajo la conducción del Dr. Fabián de Jesús Díaz, de Emergencia, y finalizando en el Servicio de Maternidad. A partir de ese momento estuvo bajo la tutoría de la Dra. Fidelia Guerrero, pasando al cabo de 4 años al cargo de Residente y posteriormente a la de Jefe de Servicio Nº 3 de la Maternidad.

Rememora nuestro biografiado las condiciones reinantes en ese centro asistencial, para aquel entonces: perfecta dotación de recursos, respeto y acatamiento absoluto al orden jerárquico, espíritu de trabajo en equipo, docencia tutelar, teórica y práctica para el graduado, respeto absoluto a las normas de asepsia y antisepsia y lo que era más importante, el ambiente de orgullo institucional que se respiraba.

A los dos años de estar ejerciendo el cargo de interno y previa demostración del conocimiento pleno de la intervención, sus indicaciones y sus potenciales complicaciones, realiza su primera cesárea y se sella con este hecho el destino de especialista de este abnegado y perseverante obstetra que en la actualidad disfruta de una merecida jubilación.

0 0 0

Dr. Aldo Gingni Maselli

Por: NurisGonzález | Creado: 25/10/2013 00:58 |
El 5 de Mayo de 1926 el matrimonio integrado por Angel Eugenio Giugni y Carmen Maselli con alborozo contempló el nacimiento de su sexto hijo y tercer varón al cual bautizaron con el nombre de Aldo José. Don Angel había arribado a nuestra patria procedente de Italia a los 16 años de edad y en Valencia conoció a la que sería su fiel compañera de toda la vida, doña Carmen Maselli Scovino, quien a la edad de tres años, como él, había sido traída por sus padres desde Italia. Siete fueron los hijos que vieron nacer: Angela María, Luis Eugenio, Miguelina María, Yolanda Margarita, Humberto del Rosario, Aldo José y Alida Josefina.

Aldo José inició sus estudios primarios en el colegio La Salle (Sagrado Corazón de Jesús) en el año 1934 y los finalizó en 1940, luego es trasladado a Caracas donde estudia el bachillerato en el colegio La Salle de Tienda Honda, culminándolo en el año 1944. Desde corta edad puso de manifiesto un carácter difícil al igual que los rasgos de una férrea personalidad que le permitirían imponerse y alcanzar metas, independientemente del grado de dificultad que las mismas representarán.

Como “el más tremendo de la familia” le recordarán sus hermanos, quienes con emoción relatan la osadía y el coraje con que Aldo José acometía sus travesuras juveniles y que en más de una oportunidad le merecieron serias reprimendas por parte de Don Angel. En el año de 1945 ingresa a la Universidad Central de Venezuela, inscribiéndose en el primer año de la carrera de medicina, la cual cursa sin tropiezos y el 2 de Agosto de 1951 recibe del Rector encargado Dr. Dávila Celis y en la Iglesia de San Francisco, hoy Palacio de las Academias, el título de Médico Cirujano como integrante de la promoción “Dr. Pastor Oropeza”. La promoción de la cual formó parte el Dr. Aldo Giugni era conocida en los predios universitarios como la de “los imparables”, por ser buenos estudiantes, inteligentes y con una voluntad y perseverancia a toda prueba. Recuerdan sus integrantes que para poder graduarse tuvieron que solicitar un permiso especial ante el máximo organismo de dirigencia estudiantil, pues para el momento las actividades universitarias se encontraban afectadas por una huelga.

La fama de sus compañeros de curso: Oswaldo Vigas, Rosendo Castellanos, Fuad Lecchin, Jesús Yéspica, Francisco Kerdel Vegas, Bartolomé Celli, Lula Gallango, César Louis, Víctor M. López García, Arturo Torrealba, Edgar Calatrava, Marcano Maza, Inciarte, Orta, Chumaceiro... y tantos otros que han engalanado con su conducta la historia del ejercicio profesional; unida a la trayectoria de los “imparables de Valencia”: Guillermo Mujica Sevilla, José Antonio Gubaira, Francisco Rada Guzmán, José González Garmendia, Jorge Vera Escobar, Diego Estopiñán, Hugo Hidalgo, Luis Pérez Hernández, León Domínguez, Wilfrido Hoffman, Oscar Lamardo, César Hernández, Jacinto Salas y Carlos Rivero; justifican plenamente el calificativo dado a la promoción. Aldo Giugni Maselli era el portaestandarte de este grupo al cual acicateaba para que en el enfrentamiento con los procedentes de otras partes del país, lograran la prenda académica de la máxima calificación.

Apenas diplomado, el Dr. Aldo Giugni Maselli, se traslada a su tierra natal y el mismo año ingresa al Hospital Central de Valencia como Médico Becario del Ministerio de Sanidad, culminando en 1953 el programa de entrenamiento clínico general bajo la sabia dirección del Prof. Henrich Berning. En los pasillos del HCV conoció a quien sería su amante esposa: Sonia Chalbaud Lange, la cual topó con el joven galeno al acudir a dicho centro en busca de asistencia para su padre el Tte. Coronel Julio Chalbaud Cardona, quien había sido trasladado desde Caracas a la ciudad capital del estado Carabobo. El 21 de febrero de 1953, Monseñor Rotondaro, en la Iglesia San José, bendijo la unión eterna de la que nacería una familia orgullo del lar valenciano.

Ese mismo año sería designado como Médico Residente del Servicio de Maternidad del HCV y allí junto con los Dres. José Luis Fachín De Boni, Antonio José Escobar, José Sanda, José Isaacs, Armando Arcay Solá, Simón Infante y otros, dio los primeros pasos de la especialidad médica a la cual le consagraría toda su vida y de la cual recibiría, como todo aquél que la ejerce dignamente, más frutos que sinsabores, pues cada día el ejercicio profesional lo iniciaba con el firme propósito de ser cada vez mejor. Su inclinación hacia la obstetricia se había despertado cuando actuando como interno de la Maternidad de la Concepción Palacios (1950-1951), recibió lecciones magistrales de los Dres. Miguel Yavert, Pedro Gutiérrez Alfaro y Oscar Agüero, y tuvo la oportunidad de prestar atención directa a pacientes en el supremo trance del parto. Allí sin quizás el darse cuenta, el destino daba las primeras pinceladas del futuro especialista. Siendo Médico Residente de la Maternidad inicia la preparación de su Tesis Doctoral, la cual concluye en junio de 1963 y la titula “Flora Bacteriana de la Cavidad Uterina de Puérperas Apiréticas: Su relación con distintos factores del parto”. En este trabajo se pone en evidencia la rigurosidad metodológica seguida por el autor, dentro de la que incluye pruebas inferenciales estadísticas para consolidar el análisis de los resultados obtenidos. Rasgos resaltantes sobre todo si se toma en cuenta las características de los trabajos de investigación que en el campo obstétrico se publicaban para el entonces. El jurado designado por las autoridades de la UCV emitieron veredicto aprobatorio y en el mismo año de la culminación de la Tesis Doctoral, Aldo Giugni recibe de manos del Rector Magnífico Dr. Jesús María Bíanco el título de Doctor en Ciencias Médicas, firmando dicho credencial los Dres. Félix Pifano y José Ramón Medina.

El cargo de residente lo ocupó hasta el año 1967 cuando por concurso de oposición logra la designación de Primer Adjunto del Servicio de Maternidad Número 1, allí y durante cinco años de revistas médicas diarias en sala y de guardias de cuerpo presente en la Sala de Partos, se consolidaron las actitudes y destrezas del que hoy recordamos como un verdadero cultor del arte obstétrico en Carabobo. En 1972 logra por concurso de oposición el cargo de Jefe de Servicio Nº 5, distinguiéndose por sus elevadas dotes de forjador de nuevas generaciones de obstetras. Durante el ejercicio de sus funciones, se preocupó por que su servicio fuese el de los más pulcros de la maternidad, sus pisos brillaban y sus colaboradores del entonces, médicos y enfermeras recuerdan cómo en navidad organizaba pequeños ágapes donde sus amigos músicos y sus pequeños hijos interpretaban aguinaldos a las madres hospitalizadas. Su labor investigativa no culminó con la tesis doctoral, sino que persistió más allá, siendo de su autoría los titulados: “Significación Clínica de la Patología del Cordón Umbilical”, “La Presentación de Cara en el Hospital Central de Valencia” y otros en los cuales participó como colaborador, habiendo sido publicados la mayoría de ellos en la Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela.

Mención aparte merece su actividad como docente, la cual inicia en los años de 1952 como profesor en la Escuela de Enfermeras “Francisco Antonio Rísquez” de Valencia, en 1961 ingresa como instructor a Tiempo Convencional a la Cátedra de Obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carabobo, figurando en la nómina prócera de los estudios universitarios de la obstetricia carabobeña en la reapertura de nuestra Alma Mater. En el año 1963 asciende a Profesor Asistente y en 1967 a Profesor Agregado, fue Profesor Homenajeado de numerosas promociones de médicos y por esas cosas injustas del destino jamás obtuvo el añorado padrinazgo, con el que buenos docentes como él suelen coronar su ejecutoria.

Culminó su carrera hospitalaria de treinta años de servicio, con el cargo de Subdirector del Departamento de Obstetricia y Ginecología del HCV (1980-81) y, en el fondo, jamás aceptó la condición de jubilado, soñando con que en una de sus visitas al hospital, alguien le saldría al encuentro para pedirle que regresara.

Ejerció la profesión con verdadera vocación y muy pronto adquirió entre sus colegas y las propias parturientas, fama y prestigio, por lo cual tuvo que dedicarle largas jornadas vespertinas a la atención de su vasta clientela, llegando al final de las mismas, extenuado y con la certeza de que el descanso nocturno sería interrumpido por la llamada de emergencia ante la inminencia de un nuevo nacimiento. En el año 1962 fundó junto al también desaparecido Dr. José Lussinger la Maternidad Privada Las Acacias, centro pionero de la asistencia obstétrica privada en nuestro estado, allí cultivó una amistad extraordinaria con el Dr. Humberto Gutiérrez con quien trabajó durante treinta años, quien le acompañó con lealtad hasta sus últimos momentos.

Sus condiciones humanas le ayudaron a levantar una ejemplar familia, donde a los sentimientos filiales, de hermandad, de respeto y amistad se le rinde permanente culto. Ellos recordarán con profunda nostalgia, como a sus ratos de esparcimiento relataba entre risas sus aventuras juveniles en los que no faltaron hasta encontronazos con la policía. Amante de la música, ejecutaba el acordeón, instrumento fiel en sus noches de serenata, en las que se inspiró para componer dos canciones: “Un momento feliz” y “Tímida”. Sus hijos: Diuna (Licenciado en Educación), Gelsy Josefina (Médico Perinatólogo), Sonia Cecilia, Gabriela (Psicopedagogo), Fiorella (Licenciado en Bioanálisis), Carmen Josefina, Claudia Elena y Aldo Julio (Médico) unidos en sentimiento extraordinario de solidaridad con el padre enfermo, en compañía admirable y estoica compañera Doña Sonia y con el apoyo y afecto de sus yernos: Jorge, Armando, José Antonio, José Luis y Mauro, le sirvieron de estímulo permanente para enfrentarse a la enfermedad que minó su salud y terminó por acabar con su vida. El concepto que del maestro y amigo nos queda, puede resumirse en la paráfrasis que de una poesía de Miguel Otero Silva hago:

“Si el dolor recordó la angustia de la muerte, si el parto desgarró las carnes, si la sangre mancho el lienzo verde, si rumores de blancura despertaron los senos de la madre; ese dolor, esa sangre, esa leche, fueron la raíz de los pasos de un hombre”.

0 0 0

Dr. Simón Infante González

Por: NurisGonzález | Creado: 25/10/2013 00:55 |
Nació en Villa de Cura el 28 de octubre de 1921, son sus padres Dionicio Infante Salinas, de ocupación ganadero y Petra Talina González de Infante. Cursa la primaria en Villa de Cura, en la Escuela Federal Arístides Rojas; para luego trasladarse a Caracas, a la edad de 12 años, a realizar sus estudios de bachillerato en el Liceo Andrés Bello (1934-1936), y el Liceo Fermín Toro (1936-1938). Estudió su carrera de Médico en la Universidad Central de Venezuela, desempeñándose en el último año de su pregrado como Interno Permanente por concurso en la Maternidad Municipal “Concepción Palacios” de Caracas, de junio de 1944 a junio de 1945. El 13 de octubre de 1945 recibe su Título de Doctor en Ciencias Médicas. Su tesis doctoral: “Alimentación y Embarazo” es premiada con publicación en la Revista Nacional Sanidad y Asistencia Social en el año 1946.

Posteriormente se traslada a San Felipe donde cumple su labor asistencial en el Hospital “Dr. P.D. Rodríguez Rivero”, desempeñándose a tiempo completo como Médico Residente del Servicio de Medicina General desde el 7 de noviembre de 1945 hasta el 31 de enero de 1947. En esa misma institución cumple con el cargo de Médico del Servicio de la Maternidad (desde 11-02-1948 hasta 15-03-1948) y de Médico del Servicio de Consulta Prenatal hasta diciembre de 1948. En dicho Hospital realiza labor docente como Director del Curso de Parteras Auxiliares desde el 1º de febrero de 1938 hasta el 31 de julio de 1948. Trabaja a disponibilidad como Médico Forense en la Medicatura Forense de San Felipe (7-11-1945 - 15-03-1948) y como Director de la Dirección de Asistencia Pública y Social del Estado Yaracuy desde el 16 de marzo hasta el 30 de noviembre de 1948. Contrae nupcias en noviembre de 1946 con Yolanda Paradiso, Licenciada en Educación, de cuya unión nacen 3 hijos, una de ellas, médico. En 1949 sale del país para realizar curso de Post-Grado de Perfeccionamiento en Obstetricia y Ginecología en el Instituto de Maternidad de la Dirección Nacional de Asistencia Social de Buenos Aires, Argentina, desde febrero de 1949 hasta febrero de 1950. Durante su pasantía realiza cursos intensivos Obstétricos-Ginecológicos en la Maternidad “U. Fernández” Hospital Alrear y en el “Hospital de Clínicas” de Buenos Aires. De regreso se residencia en Maracay donde permanece durante 6 meses sin cargo alguno. Se muda a Valencia y trabaja como Médico Adjunto en el IPASME durante 13 años (septiembre 1950-diciembre de 1963). En marzo de 1951 ingresa por Concurso de Credenciales al Hospital Central de Valencia, donde se desempeña como Residente del Servicio de Obstetricia hasta Enero de 1961, ese mismo año recibe el cargo de Adjunto del Servicio de Obstetricia (hasta Enero de 1963).

Para el año de 1961 la Maternidad da inicio a la actividad docente de pre-grado para los alumnos de Medicina que habían iniciado sus estudios en el año 1958 y que para ese entonces estaban por iniciar el 4º año de la carrera. El Dr. Simón Infante González pasa a formar parte del equipo docente que se encarga del desarrollo del plan de estudios de la Asignatura de Obstetricia I. En febrero de 1963 pasa a ser Jefe del Servicio 4 de la Maternidad teniendo como adjuntos al doctor Jesús Mendoza Romero y al Dr. Segundo Acosta; cargo que junto a su labor universitaria y de investigación desarrollará hasta diciembre de 1981, año de su jubilación. Entre sus publicaciones científicas destacan artículos realizados junto con el Doctor Armando Arcay Solá en los años de 1955 y 1960. Ha participado activamente en Congresos de Obstetricia y Ginecología y pertenece a la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela, Sociedad Inter-Americana de Post-Graduados y Sociedad Latinoamericana de Hipnosis Clínica. Actualmente el Doctor Simón Infante González cuenta con 73 años de edad, reside en Valencia y se dedica al cuidado de una finca en el Estado Yaracuy.

Página [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 ... 554 555 ]