Globered
Consigue tu propia pgina web
0 0 0

Dra. Mercedes Schnell

Por: NurisGonzález | Creado: 06/11/2017 17:27 |
Es Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con doctorado en Nutrición en la Universidad de Londres.
Entre el año 1993 y 1994 participó en el proyecto de fortificación de la harina precocida de maíz y de la harina blanca de trigo.
El consumo de estos dos cereales representa el 45% del consumo diario de calorías en la población venezolana.
Con este proyecto se logró una impresionante disminución de la prevalencia de anemia y deficiencia de hierro.
En comparación con el año 1992, la prevalencia de anemia disminuyó de 19 a 9% y la de deficiencia de hierro de 37 a 16%.
Sí, la arepa que comemos todos los días es más nutritiva gracias a ella y los niños de nuestro país y de cualquier estrato social son más sanos y fuertes también.
Es Psicoterapeuta especialista en PNL e hipnosis, en su consulta sana todo tipo de psicosis, corazones rotos, adicciones y ha ayudado a cientos de personas a tener una vida mejor.
Es constantemente entrevistada en medios de comunicación donde aporta invaluables reflexiones y consejos sobre la conducta humana. Personalmente me ha ayudado a ser una mejor versión de mi misma y le estaré eternamente agradecida.

0 0 0

Dr. Guillermo Hernndez Zozaya

Por: NurisGonzález | Creado: 06/11/2017 17:12 |

Uno de los primeros pediatras formados por Marfán en París y el primero que regresó a Venezuela, cofundador del Consejo Venezolano del Niño y de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. Aquí apárece el Hôpital des Enfants Malades, en la calle Sèvres en París.

Es el primer hospital de niños en el mundo, fíjense en la fachada, nada que ver con los hospitales fabulosos que hay en Estados Unidos, ni siquiera con los venezolanos; pero, en este hospital de París que fue el primer hospital de niños del mundo, se formaron todos nuestros pediatras venezolanos bajo la tutela de Marfán.

Una foto muy curiosa, es la clase de anatomía de la escuela de San Lorenzo, la cual quedaba muy cerca de lo que es actualmente el Hospital Vargas.

Y aquí están sentados, Guillermo Hernández Zozaya y Gustavo Machado, juntos con su maestro, esa persona que ustedes ven con cara de bravo, es nada más y nada menos que el gran profesor de anatomía Pepe Izquierdo; de pie están Martín Vegas el segundo y José Ignacio Baldó el sexto. En la foto parecen más jóvenes, estaban empezando el primer año de medicina, con sus batas blancas impecables, así es que disecaban los cadáveres en esa época. Este gran médico Hernández Zozaya, una de sus obras silenciosas, fue la consulta gratuita a los habitantes de los barrios cercanos a su casa, durante 45 años; la placa que está en el Ambulatorio del Pedregal dice: "En reconocimiento a este caritativo médico, que dio asistencia gratuita a adultos, jóvenes y niños de los sectores populares del Pedregal, Bucaral, el Tártaro y Barrio Nuevo durante 45 años".


0 0 0

Dra. Mercedes Espaa

Por: NurisGonzález | Creado: 06/11/2017 16:49 |

Héroe de la salud: Mercedes España, Coordinadora nacional de la División de Salud Respiratoria del MPPS

Un rostro amable y una voz pausada armonizan con el mobiliario detenido en el tiempo, en los años 50, cuando se construyó el Instituto Nacional de Tuberculosis, en el complejo hospitalario José Ignacio Baldó, mejor conocido como El Algodonal. Detrás del escritorio, Mercedes España, quien es coordinadora nacional de la División de Salud Respiratoria del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) desde 2005.

España es llanera de nacimiento y andina de corazón. Nació en San Fernando de Apure y realizó sus estudios de pregrado en la Universidad de Los Andes. En Mérida hizo la rural y dio sus primeros pasos en el ejercicio de la medicina. Luego Caracas le presentó nuevas oportunidades de formación, concursó para un posgrado en la Universidad Central de Venezuela y quedó en la especialización en Neumonología, de la cual egresó en 1987.

Al culminar el posgrado, consiguió un puesto para trabajar en el Servicio de Tuberculosis, de la Unidad Sanitaria de Petare, y además coordinaba el Distrito. “Aparte de ver pacientes, hacía el monitoreo y la evaluación de los ambulatorios del municipio Sucre, de Caracas”, explica España.

En 1996 ingresó al Instituto Nacional de Tuberculosis y, ese mismo año, se unió como voluntaria en la Asociación Pro Salud Respiratoria, anteriormente llamada la Liga Antituberculosa de Caracas, organización que apoya los programas del control de la tuberculosis, a través de trabajos comunitarios, capacitación del personal e incluso ayudas directas a pacientes con necesidades especiales.

Mercedes España cuenta que lo que más le gusta es el área clínica, ver al paciente, seguirlo, ayudarlo, acompañarlo durante todo el proceso. España trabaja desde hace treinta años con tuberculosis, una enfermedad infecciosa que afecta a cualquier parte de nuestro cuerpo, pero en especial a los pulmones, y que se puede tratar mediante la administración de antibióticos durante seis meses. Para el 2015, OPS/ OMS estimo la incidencia promedio de la tuberculosis en la región de Las Américas en 27 casos por 100 mil habitantes y para Venezuela esta estimación fue de 28 casos por 100 mil habitantes.

 

—¿La duración del tratamiento de tuberculosis permite la generación de un vínculo especial con el paciente?

—Es un acompañamiento durante los seis meses del tratamiento. La infección inicial por lo general no ocasiona manifestaciones clínicas visibles. Puedes tener la infección, pero si tus condiciones inmunológicas están bien no tiene por qué desarrollarse la enfermedad; la enfermedad se desarrolla cuando la condición inmunológica de la persona se deprime, por inmunosupresión o inmunodepresión. Yo tuve la oportunidad de acompañar a los pacientes mientras trabajé en la Unidad Sanitaria de Petare, como médico consultante.

Ahora tengo funciones más administrativas y técnicas, asesorías, adquisición de medicamentos; sin embargo, con la aparición de la resistencia a los antibióticos que se ha visto en todo el mundo, yo me he quedado encargada de esos casos, junto con sus médicos tratantes.

—¿Cuál es su labor prioritaria?

—La función del Instituto Nacional de Tuberculosis es seleccionar esquemas de tratamientos, y hacer la adquisición de los mismos a través del Fondo Estratégico de OPS para su distribución en todo el país. La totalidad de los medicamentos que compra Venezuela para el tratamiento de la tuberculosis, así como el diagnóstico, se hace mediante el Fondo Estratégico de la OPS. Los estados envían sus reportes, en el Instituto consolidamos la información y se realiza la planificación anual, con el apoyo técnico de la OPS. Esto se hace todos los años. Para el mes de noviembre ya se planifica la compra del año siguiente y, en enero, el Ministerio pide a la OPS/OMS lo que necesita comprar. Los medicamentos de tuberculosis no son fáciles de conseguir, son muy pocos los laboratorios que los producen en el mundo, por lo que se deben hacer los pedidos con tiempo para evitar desabastecimientos. Hacemos las compras programadas. El tratamiento de la tuberculosis no se puede parar.

—¿Qué la motiva a realizar su trabajo diariamente?

—La satisfacción de poder ayudar a la gente. Los procesos de compras de medicamentos, capacitación de personal para la óptima prestación de servicio, trabajos de investigación, todo lo que se hace tiene el fin último de beneficiar a la población. Trabajo para que los pacientes tengan un tratamiento oportuno, reciban los medicamentos más eficaces y que, finalmente, se curen.




0 0 0

Dr. Leoncio Lpez

Por: NurisGonzález | Creado: 03/11/2017 04:16 |
  • Médico especialista en pediatría, político y luchador social. Es recordado por la honestidad y eficiencia que caracterizó su gestión en la gobernación del Estado (1974 - 1979)
  • Hoy 10 de febrero cuando cumple 80 años, continúa pasando consulta en su residencia de la avenida Jacinto Lara de Punto Fijo, en la misma casa donde ha vivido con su familia desde antes de haber sido gobernador

Entrevista publicada en el diario El Falconiano en su edición del 10 de febrero de 2014

- Doctor, ¿es verdad que usted salió de la gobernación del Estado con el mismo carro que tenía cuando llegó a ese cargo?

- Ja, ja, ja, ja… ¡es cierto!, mucha gente comenta eso. Pero no tenía por qué haber sido de otra manera. Uno llega a ese tipo de cargos para ser un servidor público y no para servirse del Estado. Eso se ha desvirtuado y por eso estamos como estamos.

Así comienza la conversación con el doctor Leoncio López. Su cabello, blanqueado por ocho décadas que ha aprovechado “lo mejor que ha podido”, según comenta, va a la par con la lucidez y claridad mental que conserva. Pasa consulta todas las tardes y recuerda con asombrosa precisión la historia de su familia de Miraca, descendiente de los judíos sefarditas que en 1831 huyeron de Coro a Paraguaná a causa de persecución religiosa.

Aunque no profesa la religión hebraica, recuerda que su bisabuelo Josué Levy Maduro López, fue el primer López en llegar a Paraguaná y dejó el Levy Maduro para quedarse con el castellanizado López. “Esos somos los López de Miraca, donde nací el 10 de febrero de 1934, específicamente en Manare”.

-¿Qué recuerda de la Paraguaná de su infancia y adolescencia?



-Había muchas limitaciones, en Miraca estudié hasta tercer grado. Ya para cuarto, quinto y sexto tenía que ir a Pueblo Nuevo en Burro, eso para que tengas una idea de lo difícil que eran aquellos tiempos. En 1948 me fui a Coro a estudiar bachillerato al Cecilio Acosta, el viaje para allá era de una duración imponderable, los carros se atascaban en la arena y el barro. A los 14 años fui a terminar el bachillerato en Barquisimeto.

-¿Por qué medicina?

- No me gustaba el derecho, ni era muy brillante en matemáticas, pero me gustaba la biología y medicina era lo más parecido. Estudie en la Universidad Central de Venezuela de 1954 a 1960, era una formación rigurosa y entre mis profesores estaba el doctor Francisco Montbrun Ríos, brillante catedrático de anatomía quien llegó a ser ministro de Sanidad. Ya graduado me regresé a Falcón a trabajar en Pueblo Nuevo, en el Seguro Social en Punto Fijo, el hospital de Judibana y en el Hospital Cardón, prácticamente vivía ahí. Después me vinculé a la política.

- ¿Y por qué Acción Democrática?

- Lo mío no era ni la izquierda, ni los copeyanos. Además mi cuñado Domingo Hidalgo Zavarcehabía luchado contra la dictadura de Pérez Jiménez como militante de Acción Democrática, es decir que había una influencia de esa organización. Ingresé al partido, perdí en unas elecciones internas, después gané y llegué a ser diputado en el congreso durante el Gobierno de Raúl Leoni.

Era muy formal y elegante en todo, no se veían las procacidades, descalificaciones e insultos que se ven ahora. Pero no me gustó la vida parlamentaria, pues quería regresar con mi familia a Falcón. Ya me había casado con Aura, que es de Maquigua, cerca de Miraca; nada más que pasé la quebrada de El Taparito para encontrar a Aura.


-¿Qué recuerda del parlamento de entonces?

-¿Cómo llega a la gobernación?

- Participé activamente en la campaña de Carlos Andrés Pérez en 1973, me recorrí todo el estado, la gente me conocía y como en aquel etonces a los gobernadores los designaba el presidente, se planteó la idea en el partido, el presidente me lo propuso y acepté.

-¿Por qué quienes vivieron esa época tienen tan buen concepto de su gobierno?


- Siempre digo que ese no fue un gobierno exclusivo de Leoncio López, sino de un equipo de trabajo que se empeñó en rendir al máximo en la gestión, me acompañó mucha gente valiosa y trabajamos por hacer lo mejor y siempre con honestidad.

-¿Algunas obras de aquella gestión?

- La prioridad fue la educación. Construimos 32 ciclos básicos en todo el Estado similares al liceo Rómulo Gallegos de las Margaritas. Entre ellos los de Tucacas, Cabure, Mapararí, La Vela, Mirimire y el de Mene de Mauroa, donde antes los muchachos veían clases al lado de una quebrada llena de aguas negras.

Además de eso en coordinación con organismos nacionales se construyó la hoy autopista Coro - Punto Fijo en el tramo desde Tacuato a El Sabino y la primera etapa de la Alí Primera de El Sabino a Judibana. También la sede del Colegio de Periodistas y el Gimnasio Cubierto de Punto Fijo.

-¿Cómo ve hoy a la ciudad de Punto Fijo?

- Transformándose vertiginosamente y para que eso continúe de la mejor manera, espero que los intereses colectivos priven sobre los particulares de cualquier factor político.

-¿Cuál es su mensaje al pueblo falconiano especialmente a la juventud?

- Hay cuatro palabras clave en la vida: Libertad, paz, respeto y amor. Con la libertad bien entendida, se garantiza el respeto al derecho ajeno; y eso es la paz, como dijo el mejicano Benito Juárez. Por último, todas las cosas hay que hacerlas con amor, que es la máxima expresión humana y el consejo filosófico más auténtico. Lo demás es trabajar,eso es lo que falta para salir adelante.

Publicado hace 20th September 2014 por Luis Aular Leal


0 0 0

Dr. Hector Marcano

Por: NurisGonzález | Creado: 30/10/2017 16:38 |

Es protagonista de una de esas historias de éxito que llevan implícito el tricolor. Médico venezolano de la Escuela Luis Razetti de la Universidad Central,

Ha hecho carrera en Estados Unidos y ha alcanzado logros como ser el primer extranjero jefe del servicio de Cirugía del hospital Wetzel Country, en Virginia.

Se marchó recién graduado, en el año 2000 y actualmente es Residente del segundo año del postgrado de Cirugía Plástica y Reconstructiva en la Universidad de Mississippi. En el ínterin ha llenado el curriculum de experiencias positivas y metas cumplidas.

Tras aprobar los cuatro exámenes de reválidas, Marcano ingresó en 2002 como residente de Cirugía General en el Hospital Providence, a cargo de la Escuela de Medicina de la Universidad Wayne State, en Detroit, Michigan.

Ese postgrado dura cinco años en vez de los tres de Venezuela. Una vez graduado de cirujano general, Marcano buscó una segunda especialización en Cirugía Cardiovascular en el Centro Médico de Mayagüez, Puerto Rico y luego trabajó como especialista en el Wetzel Country donde, después de tres años, logró la jefatura del servicio de Cirugía General.

"Para mí, ese ha sido el mayor logro de mi carrera hasta ahora pues, en el servicio, los demás médicos eran estadounidenses y, sin embargo, me ofrecieron la jefatura a mí. Fui el primer extranjero en ejercerla", expresa el venezolano.

En paralelo, mientras ejercía en Virginia, obtuvo lo que considera dos grandes logros, que implican exámenes muy rigurosos. El primero fue la certificación por la Junta Americana de Cirugía (American Board of Surgery). "Este proceso es estresante pero una vez que se aprueba, permite trabajar en cualquier hospital americano", dice. El segundo logro fue hacerse miembro del Colegio Americano de Cirujanos (Fellow of the American College of Surgeons).

"Los procesos son muy rigurosos pero valen la pena y te hacen sentir orgulloso como médico venezolano en Estados Unidos", expresa.

Finalmente, realizó una tercera especialización que es, dice, su verdadera pasión: la Cirugía Plástica y Reconstructiva en la Universidad de Mississipi. Para entrar tuvo que concursar por una de dos posiciones y entre 30, lo escogieron a él y a una estadounidense. Fue el primer latinoamericano que aceptaron en ese programa.

Su talento como cirujano se ha traducido, además de la práctica profesional en su consulta, en casos satisfactorios, como la reconstrucción facial de un pequeño paciente al que un perro le desfiguró el rostro o las cirugías de labio leporino y microcia -falta de desarrollo o ausencia total de las orejas- en comunidades indígenas de Ecuador, donde son afecciones comunes. En el caso de la microcia, es necesario extraer un cartílago de las costillas y esculpir la oreja del niño, proceso que se debe realizar en dos etapas, separadas por un año.

"Es difícil, pero no imposible, triunfar como médico en Estados Unidos. Requiere mucho trabajo pero se puede lograr", concluye Marcano.


Pgina [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 598 599 ]