Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Dr. Dimas Hernández Morales

Por: NurisGonzález | Creado: 27/06/2018 21:28 |

Elogio del mártir y de la mesura…o mi amigo Dimas Hernández

Rafael Muci-Mendoza

Las enfermedades tienen historia, la llamamos historia natural: Se gestan, se inician, se desarrollan, progresan o desaparecen y, dependiendo de su genio, pueden autolimitarse y esfumarse, o llevar a la invalidez o la muerte. Esta historia que les es propia, permite su identificación o sospecha con solo encarar al paciente y escuchar de su boca cómo habla la enfermedad –porque las enfermedades tienen un críptico lenguaje que les es propio-; en su momento indicaremos o no pruebas complementarias, desde las más sencillas hasta las más complejas y costosas, siempre empleándolas no como una escopeta, sino como un rifle, un solo tiro y en el blanco...

Su eclosión y progreso suele estar matizado por la biografía o historia de cada persona, esa donde se inscriben factores familiares, genéticos y epigenéticos, pero también alegrías, éxitos, fracasos y penas que modulan la respuesta… No por raridad evolucionan sin ser detenidas y con particular saña especialmente en la población menesterosa y desprotegida.

La prevención, cuya madre es la diosa griega Higeia, no suele existir en países pobres o en aquellos otros como el nuestro, en vías de catastrófica involución y total arrase por malaventura de un gobierno malvado… En esta situación la enfermedad se torna incontrolable y muestra sus filosas garras sin que nada se le oponga; y no quedando otra opción que la inocua y a veces contraproducente medicación casera, es como el enfermo alcanza el hospital con una condición irreductible, simplemente para morir de olvido y mengua por no existir tan siquiera una medicina paliativa…

Cátedra de Clínica y Terapéutica Médica B de la Escuela de Medicina José María Vargas, Facultad de Medicina UCV. En el patio interior de la escuela, sonrientes y mirando al futuro con optimismo…De izquierda a derecha mi persona, Dimas Hernández Morales (†), Herman Wuani Ettedgui (†), José Félix Oletta López, Luis Enrique López Gómez y Luis Chacín Álvarez

Allí nos conocimos, en el Hospital Vargas de Caracas, él luminoso con propio brillo, dedicado y excepcional estudiante de medicina; yo, docente de medicina. Él estudiante que finaliza con honor magna cum laude en 1976, primero de su promoción y emisario de sus compañeros en el discurso de orden con motivo de su graduación.

Con motivo de introducir al ganador del Premio Bienal a la trayectoria académica doctor Edmundo Vallecalle de la Facultad de Medicina entregado desde 2004, en su versión 2011, fue para mí a la vez, tarea muy sencilla, pero, además, harto honrosa y placentera. Empresa fácil porque el doctor Dimas Hernández Morales era desde antiguo conocido y muy cercano a mis afectos, siendo pues que por espacio de más de 30 años fue mi compañero en el Servicio de Medicina 2 del Hospital Vargas de Caracas y la Cátedra de Clínica y Terapéutica Médica B de la Escuela de Medicina José María Vargas, UCV. Y más aún, en la Sala # 3 del Hospital Vargas de Caracas, a lo largo de todos esos años, en llave, brindamos instrucción y enseñamos el arte de la medicina a estudiantes del ciclo clínico y a médicos del posgrado de Medicina Interna, y de nuestra relación de respeto y mutua admiración nos nutrimos mutuamente.

De esta cercana interacción de amistad y de trabajo aprendí a apreciar las cualidades que le adornaban. La consistencia con sus ideas, su sapiencia humilde y accesible, su carácter colaborador en las actividades de Cátedra y su ayuda total y franca a estudiantes y residentes, su formación científica y humanística y su carácter inquieto a las nuevas tendencias de la investigación, siendo que muchos de sus trabajos los realizó con muy poco apoyo económico, pero con una gran determinación y sentido práctico. Dije y repetí muchas veces, que lo único que lamentaba de nuestra relación fue que cuando iniciaba su postgrado de medicina interna yo me iba al exterior en viaje de estudios, así que no podía llenarme la boca diciendo que fue mi alumno directo y admirado.

Veamos en forma sucinta los logros que ha alcanzado y que le han llevado a ganar este merecido premio con que la Comisión de Investigación galardona el trabajo de los profesores de la Facultad de Medicina, que por cierto también recayó en mi persona en su versión del año 2009, cuando él mismo fuera el encargado de hacer mi semblanza.. El hecho de que dos compañeros de andanzas, de frustraciones y de pequeños triunfos pertenecientes al mismo Hospital, de la misma Cátedra y de la misma sala de Medicina Interna, hayamos obtenido logro semejante no deja de ser auspicioso, y nos hinchó a ambos de orgullo y satisfacción.

Leamos una incompleta relación de sus logros que muestra su inquietud científica y su compromiso con la medicina nacional hasta 2010:

106 Resúmenes en eventos científicos nacionales e internacionales: 1976 – 2009.

108 Trabajos publicados en revistas nacionales e internacionales: 1976 – 2010.

18 Libros y Capítulos de libros:1985 – 2009.

21 Trabajos Premiados: 1985 – 2009.

Tutoría en 13 Trabajos de Posgrado

Participación como expositor en 172 Eventos nacionales e internacionales

Resultado de imagen para susan sontag ¨Ahora le toca el turno al cáncer, ese que no llama a la puerta antes de entrar¨. Susan Sontag, 1933-2004 (¨Illneses metaphor¨)

Habiendo completado su Posgrado de Medicina interna, viaja a USA a realizar fellowship en Oncología e Inmunología y regresa a Caracas en 1984. Desde siempre su carrera fue meteórica sin detenciones ni pausas. En su dedicación a sus pacientes y a la docencia mostró un talante científico teñido de profundo humanitarismo y mesura terapéutica haciendo pacto con la muerte cuando fue necesario y evitando más sufrimiento al enfermo. Su trato respetuoso, afable y amistoso marcaron esa estela que dejan los buenos médicos, los hombres buenos, los hombres comprometidos, estudiosos y humanitarios.

Hubo enormes cambios demográficos y epidemiológicos en Venezuela; en 1900 las causas primarias eran parasitarias e infecciosas; así, la tuberculosis campeaba a sus anchas y el paludismo hacia su aparición; las diarreas y gastroenteritis medraban en los más niños. Otra causa de mortalidad era la neumonía, llamada por Sir William Osler (1849-1919), el famoso médico internista de la Universidad Johns Hopkins, ¨la capitana de los hombres de la muerte¨; pero con el pasar del tiempo sin dejar de existir estas causas, el cáncer ha alcanzado cotas de maldad, bien por su más frecuente presencia, bien por no existir medicamentos para contenerlo.

A Dimas le atrajo esa perplejidad que es el cáncer, esa enfermedad de la sobreproducción de células perversas, enloquecidas, que se dividen rápidamente en fulminante avance e imparable destrucción al reemplazar el tejido noble y asfixiar sus células; aunque silencioso en sus inicios puede llevar al abismo del descontrol. Como escribiera el cirujano escritor Sherwin Nuland (1930-2014) Resultado de imagen para sherwin nuland, ¨la célula cancerosa es en todo sentido, desesperadamente individualista e inconforme…¨. Es egoísta y siempre quiere más, es malsana y agente tanático, si se aposenta sobre un sistema de salud arruinado por malas políticas y ese otro cáncer que es la indiferencia, nada bueno puede augurarse...

Resultado de imagen para ignaz semmelweis Ignaz Semmelweis (1818-1865), el médico húngaro tildado el ¨Padre del control de infecciones¨, tuvo que luchar contra el escepticismo y la arrogancia de sus colegas, cuyo rechazo lo acompañó hasta su muerte prematura. Se le considera pionero de la antisepsia y de la prevención de las infecciones nosocomiales. ¿Cómo? Abogó por la importancia del simple lavado de las manos. En mayo de 1846, instaló un lavabo en la entrada de la sala de partos para que los estudiantes se lavaran con soluciones con cloradas antes y después de atender a las pacientes. Así se logró una disminución extraordinaria en la mortalidad, que bajó de un 18.3% en abril a 2.2 % en mayo y a 1% en agosto.

HOSPITALVARGAS (2) Ya jubilado y en el Hospital Vargas de Caracas Dimas no abandonó ni al hospital ni a sus pacientes; el benemérito Vargas, un hospital fallido, sin lavamanos, jabón o geles desinfectantes por otra parte, no accesibles en nuestro país. Y así, sigue la historia…}

Hospital Vargas de Caracas, junio de 2018, colaborador ad honorem del Servicio de Infectología consulta de VIH-SIDA, convocatoria de galeotes condenados a muerte por ausencia de tratamiento, enfermos con profunda inmunosupresión, caldos de cultivo para ser colonizados e infectados por bacterias, hongos y virus ponzoñosos de toda laya, con ese currículum, ¡algo muy malo debía pasar! ¿Cómo llevar a cabo una consulta con un mínimo de seguridad para el personal médico y de enfermería y los otros pacientes…? ¿A quién le importa y a quién corresponde velar por ellos? Desde su fundación nunca estuvo tan desguarnecido nuestro hospital; ¿Cuántas muertes pueden adscribirse a la ¨revolución bonita¨, a la indiferencia y el deshonor? De pronto, vio la oscuridad muy de cerca pues ocurrió lo que se temía podía ocurrir, algo que su sistema inmunológico tal vez debilitado por tanta impotencia, incuria y frustración no pudo atajar, y así, adquiriendo una infección viral hiperaguda entregó su cuerpo, vida y esperanza a la pasión que siempre le dominó, ¡Servir…!

No es una muerte justa la muerte de Dimas, mártir de la medicina nostra en tiempos de vergüenza, estuvo donde debía estar, estuvo en el tiempo equivocado, porque la muerte de los buenos suele ser injusta, llevándose al hombre probo y productivo y dejando al malsano y vicioso. ¡Cuánto se asemeja el chavismo a un cáncer!, como las células desviadas y egoístas que constituyen aquél, así se aprecia la perversión del comportamiento criminal, camorrero e inhumano de sus capitostes…

"Los mejores médicos parecen tener un sexto sentido acerca de la enfermedad. Sienten su presencia, saben dónde está, perciben su gravedad antes que cualquier proceso intelectual pueda definírselo, catalogan y la ponen en palabras. Los pacientes perciben una sensación sobre estos médicos: son atentos, alertas, listos, se preocupan por ellos. Ningún estudiante de medicina debería perderse de observar un tal encuentro. De todos los momentos de la medicina, éste es el más lleno de drama, de sentimiento, de historia…". Michael LaCombe (Annals of Internal Medicine, 1993)

Mucho que lo siento Dimas… vaya a su esposa Rita e hijos, mi afecto imperecedero y mi enorme pena por su desaparición extensible a sus compañeros de Cátedra y personal de la Escuela José María Vargas, la Facultad de Medicina de la UCV y a sus amigos y sus pacientes que le echarán de menos...


0 0 0

Dr. JOSÉ MANUEL IBARRA PÁRRAGA

Por: NurisGonzález | Creado: 20/06/2018 23:25 | | #Cont:1
Nace en Caracas un 19 de Noviembre de 1920;
En 1927 viaja con sus padres y hermanos a Estados Unidos de Norte América y a Europa;
En Nueva York estudia parte de la primaria 1929-1935.
Regresa a Venezuela en 1935 y termina dichos estudios en el Instituto San Pablo.
El 6to grado, 1935-1936 y el primer año de bachillerato 1936-1937.
El resto del bachillerato lo cursa en el Liceo Andrés Bello de Caracas, 1937-1940, obteniendo su titulo de bachiller. Universidad Central de Venezuela.
Estudia medicina en la Universidad Central de Venezuela 1940-1946, obteniendo el titulo de Doctor en Ciencias Medicas, Cum Laude, en febrero de 1946.
Formando parte de la Promoción "Dr. José María Vargas" Medico rural de la Colonia Tovar y del Dispensario Antileproso de dicha Colonia 1946-1947.
Fue Médico Residente del Instituto Oncológico "Luis Razzetti" de Caracas 1947-1949;
Medico Residente del Hospital Militar y Naval "Antonio José de Sucre" y
Médico Director del Dispensario Municipal "Dr. José Izquierdo"
En el año de 1950 y hasta 1951 cursa estudios de especialización a tiempo completo en Dermatología y Sifilología en el Skin & Cancer Unit de Nueva York University; Bellevue Medical Center;
Post Graduate Medical School. Médico Dermatólogo del Instituto Médico "Jose Gregorio Hernandez" del IVSS, desde 1952 hasta 1978.
Miembro de la Directiva de la Sociedad Venezolana de Dermatología, Venereología y Leprología 1964-1966.
Adjunto del Servicio de Dermatología del Hospital Militar "Dr. Carlos Arvelo" de Caracas, desde 1956 hasta 1979.
Médico Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Militar "Dr. Carlos Arvelo" con el grado de Coronel (A) (EJ) desde 1979 hasta 1983, en donde pasa a retiro, por propia solicitud, de las Fuerzas Armadas Nacionales.
A partir de Julio de 1986 es nombrado Miembro del Cuerpo Médico Honorario del Hospital Militar "Dr. Carlos Arvelo".
Ademas de dichas actividades ejerció su profesión en forma privada en su consultorio particular de la Avenida Casanova en Caracas hasta la avanzada edad de 88 años.
Perteneció a varias Sociedades Médicas, destacándose:
Miembro Titular de la Sociedad Venezolana de Dermatología 1956;
Miembro Correspondiente de la Sociedad Latinoamericana de Anatomía Patológica 1963;
Miembro Ejecutivo del Colegio Iberoamericano de Dermatología 1961 y
Miembro Fundador de la Sociedad de Médicos del Instituto "José Gregorio Hernandez".
Ha sido reconocido y galardonado con diversos diplomas, con la Orden Francisco de Miranda; Orden Militar, Gral. Rafael Urdaneta; Barras Insignias (Honor al Merito) del Servicio de Sanidad Militar y del Hospital "Dr. Carlos Arvelo"; Placa de reconocimiento de la Fuerza Aerea Venezolana, 1979 y placas de reconocimiento por parte de la dirección y demás miembros del Hospital Militar y del Servicio de Dermatología del mismo Hospital, con motivo del retiro de dicho Instituto en 1983.
Es autor de varias publicaciones y trabajos técnicos, los cuales fueron presentados en los Coloquios Médicos y publicados en la revista Salus Militiae.
Muere en Caracas a los 97 años en Mayo de 2018 luego de una larga y plena vida en el plano personal, familiar y profesional.
 Libro: LA PROMOCIÓN DE MÉDICOS DR. JOSE MARÍA VARGAS del Dr. Hugo Isava S.

0 0 0

Dr. Ernesto Rondon

Por: NurisGonzález | Creado: 02/05/2018 01:31 |

Nacido en Valle de La Pascua, Estado Guárico, en el mes de mayo de 1.954,

Hijo de Luis, un mecánico automotriz margariteño, quien migro; hacia los llanos centrales en busca de mejores oportunidades dentro de la industria petrolera, conociendo a Gloria, joven y hermosa guariqueña con quien se casó; procreando 4 excelentes y muy estudiosos hijos: Luis Guillermo,  Rómulo, Gloria y el ultimo de la camada, nuestro muy querido amigo médico internista, Ernesto.

Fue alumno destacado por su conducta y aplicación, realizando sus estudios de primaria y secundaria en su natal pueblo, a los 18 años ingreso en la Universidad  de Carabobo, con gran ilusión y entusiasmo en búsqueda del gran sueño de su vida, lográndolo al obtener el título de Médico Cirujano, en el año 1.981.

En Valencia, se enamora y casa con Leny poco antes de graduarse, luego vuelve a su pueblo natal donde establece su nueva familia para cumplir con la rural  y el internado rotatorio.

A principios del año 1.983, se reencuentra con un coterránea, vecino de infancia, el Dr. Salvador Tusa, quien lo invita a visitar Maracaibo, cuna de su esposa, y a la que hasta esa fecha no conocía, ofreciéndole la posibilidad de ingresar cubriendo una vacante existente en la emergencia del Hospital Coromoto, siendo contratado de inmediato, quedándose desde ese momento radicado y ya trabajando.

Con el correr de los meses Leny y sus dos hijos, Adolfo y Ernesto Luis, se trasladan y en forma definitiva establecen su hogar en la bella ciudad marabina donde fijan su residencia, manifestado en innumerables oportunidades de donde no querer mudarse nunca.

Comienza como residente de las mañanas en la emergencia de adultos, tuvo compañeros muy estimados, entre ellos los Dres. José Clemente Núñez, Rubén Rincón, Ángel Urdaneta (hoy en día también internistas) Giovanni Maroso, Argenis Dwing, José Godoy, Wilmer Perche, Luis Soto Granadillo y Gonzalo Ruiz y otros muchos.

Se sentía atraído por la Medicina Nuclear como especialidad, un postgrado que estaba por iniciarse en el hospital, bajo la dirección del Dr. Luis Soto Pirela; idea  que  descarto al considerar que su vocación estaba en la práctica clínica.  Allá renueva su amistad con el Dr. Cesar Cuadra, quien durante su adolescencia vivió y estudio en Valle de la Pascua, condiscípulo muy cercano de su hermano mayor, convirtiéndose en su mentor, fuente de inspiración para reconsiderar su especialidad, entablándose entre ellos una profunda amistad y un sincero compañerismo desde entonces.

En 1.986 dio inicio a sus estudios de postgrado en el Hospital Universitario de Maracaibo teniendo como  maestros a reconocidos y eminentes médicos, los Dres. Jorge Quintero Atencio, Pedro Páez Bermúdez,  José; Zavala, Rolando Benítez, Rosa Roa, Armando Acosta Vale, Maritza Pineda y muchos otros que le aportaron sus sabios conocimientos y ejemplo para la formación integral que hoy demuestra en su práctica diaria. 

Terminó su postgrado en 1.989 siendo designado como Jefe de Residentes por sus apreciados colegas y fraternos compañeros de grado, Ana Serrano, Diana Sandrea, Digna Parra, Francisco Lugo, German Sánchez, José Beaujon, Ruth Finol, Violeta Gallardo, Yadira Berroeta, Zenaida Morillo y Zoleida Villamizar. 

Trabajo en el Hospital Coromoto por más de 24 años, al principio como residente,  luego como Coordinador de la Emergencia y posteriormente como Adjunto al Servicio de Medicina Interna, le acompañaron durante esos años sus queridos colegas, los Dres. Armando Acosta Vale, Cesar Cuadra, Humberto Valbuena, Morella Arreaza, Omer Rumbos Lares, etc. 

Ocupó la Jefatura del Servicio,  en los años 2.004 al 2.007, cuando sale la mayoría de los integrantes del cuerpo médico  del hospital por cambios en las políticas que regían la institución. Desde entonces ejerce la medicina en el Hospital Clínico de Maracaibo y en la Policlínica Maracaibo,  se desempeñándose hasta diciembre de 2.016.

Ha participado en innumerables eventos científicos y compartido generosamente sus conocimientos con las nuevas promociones de jóvenes médicos.

Desde 1.996 ha formado parte de la Junta Directiva del Capítulo Zuliano de Medicina Interna,

Fue Secretario 1996-1998;

Tesorero, 2003-2005 y Presidente, 2.005-2.007, correspondiéndole liderar el grupo de profesionales que asumieron la responsabilidad de organizar el XIV Congreso Venezolano de MI, realizado en el Palacio de Eventos de Maracaibo.

Miembro de la Junta Directiva Nacional durante los periodos 2.007-2.009 y 2.015-2.017.

Es miembro fundador de la Fundación Zuliana de MI (FUNDAZUMI) creada el año 2.005, siendo Tesorero de su Junta Directiva, Este ente jurídico, sin fines de lucro,  permitiéndole dar un gran impulso a las actividades del Capítulo, llevando a cabo la realización de las exitosas Jornadas Occidentales de MI.

Médico de profunda vocación y altamente cualificado en su formación científica, con arraigados valores éticos y morales,  ejemplo de superación personal, no solo aplica sus conocimientos de ciencia contra la enfermedad sino que con su empatía al asumir el compromiso de ayudar a sus pacientes a sanar y a los familiares a guiarlos en su muchas veces difícil tarea, convirtiéndolos en integrantes de un muy numeroso ejercito de quienes se precian de ser y llamarse sus amigos. Fuente. Su esposa Leny de Rondón


0 0 0

Dr. Nicolás Enrique Capdevielle Peralta

Por: NurisGonzález | Creado: 23/04/2018 00:58 |

Nació en San Felipe, estado Yaracuy, el 10 de septiembre de 1927 en el seno de una honorable familia laboriosa y prolífica;

Siendo su padre Francisco de Paula Capdevielle y su madre Felipa Peralta de Capdevielle.

Fue el quinto hijo de ocho hermanos en total, siendo los mismos Antonio Augusto, Manuel Alberto, Luisa Elena, Emma Josefina, Nicolás Enrique, Marcos Peralta, Ma. Virginia y Aura Marina.

Estudió primaria en la Escuela Federal Graduada “Padre Delgado” y

El bachillerato en el Colegio “Yaracuy”, para luego culminarlo en el Liceo “Arístides Rojas”.

En la Universidad Central de Venezuela obtiene con honores el título de Médico Cirujano el 04 de agosto de 1956, no sin antes haber participado en las luchas estudiantiles 3​ contra la dictadura perejimenizta por lo que probó en carne propia el planazo dictatorial y la forzada visita a las celdas de la cárcel del Obispo situada en Caracas para la época.4​

Ejerce su profesión como Médico Rural en Campo Elías hasta 1957 y en Cocorote hasta 1958.

Ingresó al Hospital “Rodríguez Rivero” como médico interno y residente entre 1958 y 1960. Se especializó en Pediatría y Puericultura, lo cual lo condujo a realizar un curso de Pediatría Clínica y Social en Santiago de Chile.

Actividad Laboral

Fue Jefe del Centro Infantil “María Antonia Bolívar” por 16 años.

Fundó y dotó el Servicio de Fototerapia, de un aparato fabricado bajo su dirección por el equipo de carpinteros del Hospital “Rodríguez Rivero” bajo la conducción de Nicolás Rodríguez en 1970.

Fue el pediatra iniciador y organizador de la hidratación oral en la emergencia de dicho centro hospitalario en 1980.

En cinco oportunidades fue presidente del Colegio de Médicos de Yaracuy y ocupó entre 1958 y 1959 la presidencia3​ del Concejo Municipal de San Felipe.

Trabajó con dedicación y empeño en la Fundación del Niño del Estado Yaracuy, durante el mandato del ex gobernador Nelson Suárez Montiel, siendo la Primera Dama, la Lic. en enfermería Teresa Navarro de Suárez, por muchos años su compañera de Trabajo en el Hospital, quien junto al equipo de profesionales y técnicos que para ese entonces laboraba en la Fundación, lograron dotar y organizar un Servicio Médico modelo, para asegurar el bienestar de los niños y niñas que estaban adscritos a los Hogares de Cuidado Diario, Multihogares, Casas de Los Niños, etc. Su labor para con los niños más desposeídos fue encomiable.

Muere en compañía de su amigo, el escritor y poeta Rafael Zárraga, el 21 de marzo de 1998 a la edad de 70 años luego de disfrutar de la tertulia amena al cual estaban acostumbrados, recorriendo como siempre al lado de sus familiares, los ríos y campos yaracuyanos que tanto le gustaban.

Por su dilatada trayectoria en procura de la salud de los niños yaracuyanos, el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de la población de Cocorote lleva su nombre.

Publicaciones

Sucedió en 1942

Autobiografía de un Río. Relato Ecológico.

Toponimia del San Felipe de Antaño

Biografía de Médicos Yaracuyanos de este Siglo XX

Gobernadores de Yaracuy 1959-1989

Crónicas Costumbristas del San Felipe de Ayer

Plácido Daniel Rodríguez Rivero, Un Biógrafo Biografiado.


0 0 0

Dr. Daniel Sánchez

Por: NurisGonzález | Creado: 04/04/2018 21:18 |
Médico Cirujano. U.C.V. Escuela Razetti. 1987.
Especialista en Anestesiología: Hospital Pérez Carreño. 1992.
Especialista en Medicina Crítica: Centro Médico de Caracas. 1994.
Especialista en Gerencia de Servicios de salud. UCAB: 2002.
Jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Vargas de Caracas: 2012.
Profesor Agregado de la Cátedra de Historia de la Medicina. Escuela Vargas. U.C.V.
Jefe de la Cátedra de Historia de la Medicina. Escuela Vargas. U.C.V.
Individuo de Número, Sillón I de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina.
Dirección del Centro de Simulación Clínica de la Sociedad Venezolana de Anestesiología.
Presidente del Capítulo de Educación en Anestesia de la Sociedad Venezolana de Anestesiología. Coordinador actual de la Unidad de Terapia Intensiva de la Clínica Santiago de León.
Ha dictado múltiples conferencias en el ámbito Nacional e Internacional sobre Anestesia y Cuidados Intensivos.

Página [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 599 600 ]